h1

Sentencias constitucionales. Proceso de amparo. ¿Amparo contra sentencia TC?

19 octubre, 2012

SALA CONSTITUCIONAL DE LAMBAYEQUE 

 

EXPEDIENTE NÚMERO: 4443-2011- PA/SPJ[1]

DEMANDANTE: JOSE LLONTOP SANTAMARÍA

DEMANDADO: SUPERINTENDENTE DE ADUANAS Y OTROS

MATERIA: AMPARO

PONENTE: EDWIN FIGUEROA GUTARRA 

 

RESOLUCION Nro

 

En Chiclayo, a los 07 días del mes de agosto de 2012, la Sala Constitucional de Lambayeque, integrada por los magistrados Huangal Naveda, Rodas Ramírez y Figueroa Gutarra, pronuncia la siguiente resolución:

 

ASUNTO 

Recurso de apelación interpuesto por el Jorge Arboleda Ñeco, abogado defensor de la parte demandante, contra el auto de fecha 21 de noviembre de 2012 que DECLARA IMPROCEDENTE la demanda de amparo.

 

ANTECEDENTES    

La demanda interpuesta (p. 29-37) es dirigida contra la decisión del Tribunal Constitucional recaída en el proceso 2783-2004-AA/TC. Solicita la parte demandante se ordene su reincorporación  a la Superintendencia Nacional de Aduanas en el cargo de oficial de aduanas (teniente RAP) y jefe del grupo del puesto de control aduanero de Ojherani- Puno. 

El auto impugnado (p. 38) desestima la demanda interpuesta en atención a lo resuelto por el Tribunal Constitucional en el expediente Nº 004-2009-PA/TC. Considera que el proceso de amparo contra amparo es un régimen procesal de naturaleza atípica excepcional cuya procedencia se encuentra sujeta a determinados supuestos o criterios, razón por la cual la demanda de autos no procede en contra de las decisiones emanadas por el Tribunal Constitucional.

La impugnación formulada por la parte demandante (p. 40- 43) aduce vulneración de sus derechos fundamentales al trabajo y a la protección contra el despido arbitrario, debido proceso y a la tutela procesal efectiva. 

§ Contexto del amparo contra resoluciones judiciales

1. En el contexto de una interpretación extensiva del artículo 37 del Código Procesal Constitucional, el proceso de amparo constituye un mecanismo procesal de tutela de urgencia y satisfactiva, proceso de condena cuyos caracteres para su procedencia son dejar sin efecto el hecho, omisión o amenaza, inminente y directa contra el ejercicio de un derecho constitucional; esto es, siempre que se trate de lograr la reposición del derecho constitucional transgredido o amenazado de manera fáctica, evidente y sin duda alguna, pues éste no es declarativo de derechos, sino que, a través de él, se pueden resarcir aquellos derechos que, estando plena e indubitablemente acreditados, son objeto de trasgresión. 

2. En relación a lo señalado, debe determinarse que las acciones de garantía no proceden contra resoluciones judiciales emanadas de un procedimiento regular, constituyendo supuesto de excepción que exista una objetiva afectación de la tutela procesal efectiva, supuesto legitimador que sí se configura de presentarse los supuestos establecidos por el artículo 4 del Código Procesal Constitucional, constituyendo premisa esencial en esta verificación de afectación de derechos constitucionales si se han afectado los derechos invocados por un afectado y si se ha producido una sustancial afectación al debido proceso en su dimensión sustantiva y adjetiva.

 

§ Análisis del caso concreto  

3. Verificados los supuestos de la demanda, consideramos que existe un criterio de restricción desarrollado por la jurisprudencia constitucional en tanto no procede amparo contra una sentencia del Tribunal Constitucional,[2] no constituyendo el presente caso un supuesto de excepción conforme a los criterios vertidos en la STC 3569-2010-PA/TC,[3] caso en el cual el Tribunal Constitucional admite un amparo contra una decisión emitida por dicho órgano jurisdiccional. 

4. En ese orden de ideas, corresponde desestimar la impugnación en todos sus extremos en consideración a los impedimentos de orden material que fluyen de las ejecutorias arriba citadas.

 

DECISIÓN:  

POR ESTAS CONSIDERACIONES la Sala Constitucional de Lambayeque, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú, CONFIRMA el auto que DECLARA IMPROCEDENTE la demanda.

Publíquese y notifíquese.

 

SS. 

HUANGAL NAVEDA

RODAS RAMIREZ

FIGUEROA GUTARRA


[1] La referencia posterior a todas nuestras decisiones será  Nro expediente –PA (tipo de proceso, amparo en el presente caso) y SPJ (Sentencia de Poder Judicial )

[2] STC 4853-2004-AA/TC. Caso Salazar Yarlenque

3.  En la sentencia recaída en el expediente N.º 200-2002-AA/TC se establecieron cinco reglas para restringir el uso del amparo como medio para cuestionar lo resuelto en otro proceso de amparo. No se trataba en aquella ocasión de prohibir la procedencia de procesos constitucionales contra procesos constitucionales sino de su aceptación, si bien sujeta a específicas situaciones. Así se dijo que sólo es posible admitir un “amparo contra amparo”:  

a)    Cuando la violación al debido proceso resulte manifiesta y esté probada de modo fehaciente por el actor;

b)   Cuando se hayan agotado todos los recursos al interior del proceso que se cuestiona y aquellos hayan resultado insuficientes para el propósito corrector;

c)    Cuando lo solicitado no se encuentre relacionado con lo decidido sobre el fondo, puesto que con el segundo amparo sólo se puede poner en tela de juicio cuestiones estrictamente formales;

d)   Cuando el nuevo proceso de amparo no intenta revertir una sentencia definitiva estimatoria, ya que de lo contrario se contravendría el principio de inmutabilidad de la cosa juzgada; y

e)    Cuandose trate de resoluciones emitidas por el Poder Judicial, mas no de aquellas emanadas del Tribunal Constitucional. 

[3] STC  03569-2010-Pa/Tc. Caso Agrícola Cerro Prieto S.A.C.

1. Dado los términos en los que viene planteadala demanda podría concluirse que la Sociedad demandante pretende cuestionar la sentencia recaída en el Exp. N.° 05614-2007-PA/TC, por lo que tendría que aplicarse la causal de improcedencia prevista en el precedente vinculante de la sentencia recaída en el Exp. N.° 04853-2004-PA/TC, consistente en que en “ningún caso puede ser objeto de una demanda de amparo contra amparo las resoluciones del Tribunal Constitucional”; sin embargo este Tribunal estima que en el presente caso existen circunstancias objetivas que justifican que, por excepción, dicha causal de improcedencia no sea aplicada (…)

About these ads

Un comentario

  1. A pesar de ser atpico no deja de ser un supuesto importante. Es perfectamente posible que en una sentencia del TC se afecten derechos constitucionales, e incluso fundamentales. No obstante, procesalmente no es posible cuestionar tales sentencias, y hay fuertes razones para que esto sea as -entre otros seguridad jurdica-. El punto relevante es que es al legislador al que le corresponde establecer dnde termina el circuito de amparos: 1 amparo contra actos o decisiones pblicas que no sean decisiones judiciales; 2 amparo contra decisiones judiciales que no sean dadas en procesos de amparo; 3 amparo contra amparo; 4 amparo contra sentencias del TC; 5 amparo contra decisiones de la CIDH. Nosotros estamos en el 3, pero en el futuro bien podramos subir al grado 4 o bajar al grado 2 o incluso al grado 1, ello depende de cada Estado y de la particular coyuntura en que se encuentre, en derecho constitucional es muy difcil encontrar respuestas categricas …y eso es saludable.

    Saludos. Date: Fri, 19 Oct 2012 13:09:45 +0000 To: jusprofesionaldr@hotmail.com



Deja un comentario

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 413 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: