h1

Reflexiones en la magistratura constitucional

29 julio, 2010

 

Estimados amigos:

Las reflexiones contenidas en los diversos ensayos que conforman este blog apuntan a poner de relieve el contraste marcado que diferencia al juez del siglo XXI de aquel que en su momento perfiló Montesquieu en el siglo XVIII.

Las diferencias resultan notorias y contextualmente marcadas en la medida que el Juez de la entonces novísima Revolución Francesa, estaba impedido de interpretar la ley y debía ceñirse al  rol de aplicador.  Más aún, si el juez de la Revolución apreciaba un conflicto en la mera aplicación de la ley, debía ceñirse al procedimiento denominado “referé legislativo”,  el cual consistía en la necesaria y obligatoria remisión del expediente al legislador a fin de que, planteado el conflicto de aplicación entre normas y hechos, fuera el mismo creador de la norma-regla, esto es el legislador, quien definiera la precisa solución del conflicto jurídico. El juez de entonces se arriesgaba incluso a sufrir pena de prisión si excedía de alguna forma el rol de aplicador. Sin embargo, desde los mismos esbozos de la Revolución y sus escenarios posteriores, ya existía la percepción de que el juez no podía decirlo todo en la solución de las controversias jurídicas.  Cambaceres ya se persuadía de esta realidad y de la imposibilidad de “decirlo todo” y postulaba que había necesidad de aplicar una interpretación más amplia.

En este siglo XXI, en el cual hablamos marcadamente del juez constitucional y del Estado Democrático y Social de Derecho, perfilando entre líneas la existencia de un Estado neoconstitucional, el rol del juez resulta sustantivamente distinto.  Hoy  el Derecho es una ciencia y el juez defiende los derechos fundamentales en la  percepción de que en el Estado neoconstitucional existen más principios que reglas, más ponderación que subsunción, no hay zonas exentas de control constitucional, se postula una constelación plural de valores en lugar de homogeneidad ideológica de la norma y finalmente asumimos un rol prevalente del juez frente al legislador. Hoy decimos, en alguna forma en modo contrario a lo que proclama Eugenio Buligyn, que los jueces crean derecho y  no sólo crean reglas al interior de los procesos.

Es en esta nueva centuria que vía control difuso  el juez puede inaplicar una ley si ésta colisiona con el principio de supremacía normativa de la Constitución. A  su vez, la interpretación del juez constitucional hogaño goza de preferencia frente al mecanismo de interpretación autentica del legislador, convirtiéndose en un extraordinario mecanismo  de defensa de los derechos fundamentales. Apreciamos, entonces, una diferencia de carácter relevante entre ambos tipos de jueces en tanto el juzgador del frío silogismo, como diría García Figueroa, asume un rol marcadamente distinto respecto al decisor que hoy trabaja todo un capítulo en la argumentación constitucional, restando fuerza a aquellas posiciones que postulan las libertades públicas subjetivas como derechos absolutos. Asumimos, en ese orden de ideas, que Zagrebelsky no se equivocaba cuando aseveraba la ductibilidad de los derechos fundamentales en el Estado Constitucional de Derecho. O a su vez, debemos visualizar en el nuevo contexto de argumentación hoy, que los derechos fundamentales pueden presentar una gradación a fin de esclarecer en cuál nivel se ven afectados, situación que a su vez no se presentaba con la norma jurídica, cuando ésta representaba sólo un valor absoluto para la teoría del positivismo jurídico.

Resulta válido preguntarnos respecto a lo señalado: ¿cuál es el rol que hoy día les compete a los jueces de la justicia ordinaria frente a este cambio de rol de orden trascendente? La respuesta es taxativa: hoy el juez es creador del derecho, es defensor de los derechos fundamentales y es sujeto de un rol relevante en ese denominado activismo judicial que identifica a esa tarea de dimensión amplia que significa la defensa de los derechos fundamentales en los Estados, así como de los derechos humanos en el plano jurídico supranacional.

En virtud a ello pretendemos poner de relieve el rol distinto que hoy les compete a los jueces en el Estado Constitucional. En tal orden de ideas, creemos que la famosa polémica de los años treinta, entre Hans Kelsen, quien desconfiaba de labor de los jueces, y Karl  Schmitt, quien proponía la existencia de un Estado Jurisdiccional en el cual los jueces gobernaban con su decisiones sin ser gobernantes, se ha inclinado nítidamente a favor de éste último en tanto los jueces son capaces de decirles a otros poderes del Estado que ciertas decisiones suyas pueden contravenir la Carta Magna. La precisión aludida resulta de primer orden en tanto la primigenia tesis de Montesquieu, respecto a la separación de poderes, luego refaccionada con la tesis de Manuel Aragón con el aporte del equilibrio de poderes, hoy deviene en una proclama de intercontrol de poderes, con lo cual a los jueces constitucionales les corresponde un rol muy especial, cual es la tarea de que, en defensa de la Constitución, sus actos de interpretación constitucional, puedan prevalecer, vía interpretación, sobre los actos de los Poderes Ejecutivo y Legislativo.

En el orden de ideas señalado, es válido interrogarnos hasta dónde hoy el juez representa un sujeto de protagonismo relevante en el Estado de Derecho. Atrás queda el oscurantismo de la Edad Media en el cual la tarea de decisión se traducía en la única voluntad del monarca de impartir justicia conforme a su libre arbitrio. Queda atrás, de manera marcada, también, el rol del juez como escrupuloso aplicador de la norma para quien la ley y sólo la ley era el punto de partida, la consecución y el destino de llegada de las decisiones jurídicas, para trascender a otro escenario en el cual la ley es una de las varias fuentes del derecho. Queda atrás, de la misma forma, el juez positivista kelseniano para el cual la norma, como expresión sustantiva de la Teoría Pura del Derecho, debía expresar un blindaje en la aplicación del derecho. Hoy esos esquemas han quedado definitivamente atrás cuando hogaño referimos, con énfasis, la relevancia de los axiomas como expresión de los principios, valores y directrices que representan las Cartas Fundamentales de los Estados contemporáneos, marcadamente Estados Constitucionales de Derecho.

La aseveración que hacemos respecto a los valores axiológicos representa un cambio de tesis fundamental en la forma de ver el derecho hoy. En efecto, si bien Kant propuso la moral como mecanismo base en el entendimiento del derecho, Kelsen representó una separación estricta entre el derecho y la moral. Sin embargo, si tomamos como punto de partida la Declaración Universal de los Derechos  Humanos de 1948, advertimos una reconciliación sustantiva entre el derecho y la moral. Expresiones  relevantes de esta idea también se ven reforzadas con la Carta Fundamental de Bonn en los artículos 19 y 20, los cuales enuncian la existencia del Estado Democrático y Social así como la prohibición de regular en contrario al contenido esencial de los derechos fundamentales.

Estas características se ven reforzadas con la Constitución  francesa de 1958, la Constitución de España de 1978, la Constitución colombiana de 1991, y las Cartas Fundamentales de Perú de 1979 y 1993, que en conjunto enuncian una nueva forma de ver el derecho en tanto los jueces se ven provistos de nuevas herramientas para discernir las colisiones entre principios y derechos fundamentales.

Podemos apreciar, en conclusión, que el juez deja de ser un mero aplicador del derecho, que se abandona ese concepto nunca realmente admitido de “simple operador” de la ley y que su rol hoy asume una dimensión sustancialmente diferente. Advertimos, en consecuencia, que los dos modelos enunciados representan  extremos opuestos  y  que las diferencias de roles exigen pues un análisis como el que sumariamente hemos efectuado.

Edwin Figueroa Gutarra

estudiofg@yahoo.com

h1

Artículo CONFILEGAL. El deber cívico y el deber jurídico

23 marzo, 2020

 

Estimados amigos:

Uno de los países que acusa con mayor fuerza los efectos de la pandemia del coronavirus en tiempos actuales es España, y ya las webs jurídicas ibéricas van abordando las derivaciones de este serio problema.

El artículo de CONFILEGAL cuyo enlace adjuntamos, se orienta a determinar algunas de las implicancias de contexto normativo de esta forzada y necesaria situación de medidas restrictivas en relación al desplazamiento de personas.

Son tiempos muy difíciles, es verdad, y de ahí la importancia de enfocar aspectos legales respecto de los impedimentos de tránsito de los ciudadanos en todo el orbe.,

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

 

El deber cívico y el deber jurídico

 

h1

Artículo CONFILEGAL. Cláusula “rebus sic stantibus” y coronavirus

15 marzo, 2020

 

Estimados amigos:

Si efectivamente el coronavirus parece ya alterar todos los moldes de convivencia principalmente en Europa, obligando a cuarentenas, estados de alarma y cierres de negocios, es propio nos preguntemos qué sucede con las cláusula obligacionales económicas de los contratos afectados por la crisis de esta pandemia.

Las preguntas, entre otras, son: ¿Varían las obligaciones de los contratos por las coyunturas económicas de desmejora? ¿Se mantienen tal cual las prestaciones de pago? ¿Se puede invocar mecanismos de excepción por las desmejoras patrimoniales que acarrean estas restricciones impuestas por los gobiernos?

El artículo de CONFILEGAL que adjuntamos aborda algunos aspectos del principio rebus sic stantibus, referido a que la modificación de las circunstancias de los contratos, puede dar lugar a la alteración de algunas estipulaciones en los mismos. En ese sentido,  se analiza algunos esbozos de respuestas de interés, pues las consecuencias económicas de esta situación las hemos de vivir los cinco continentes.

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra 

 

La cláusula “rebus sic stantibus” se perfila como una solución a los conflictos por incumplimiento de contrato por culpa del coronavirus

h1

Coronavirus y derecho de retirada

14 marzo, 2020

Estimados amigos:

Siendo estos tiempos muy difíciles por la crisis del coronavirus y los peligros que acarrea su expansión, traemos a colación una figura que el derecho francés llama droit de retrait du salaríé o derecho de retirada, y a este fin adjuntamos una valiosa lectura del profesor español Miguel Purcalla, en relación a la facultad del trabajador de interrumpir su actividad laboral, y abandonar su lugar de trabajo si acaso el empleador no adopta las medidas necesarias ante un riesgo grave e inminente.

Es cierto que EN varios países ya se han adoptado medidas para frenar el brote de este nueva forma de gripe, y, sin embargo, nos cuestionamos si las medidas adoptadas son suficientes. Entonces, en relación al centro laboral es válido nos preguntemos: “si mi empleador no adopta las medidas del caso frente al brote de una enfermedad de riesgo, ¿ puedo, como trabajador, retirarme de la empresa temporalmente? ”

Las atingencias son varias. No se trata de una potestad abierta del empleado pero estos tiempos de pandemias, inexorablemente, invitan a examinar los peligros laborales que conllevan estas anomalías de salud.

LECTURAS Derecho de retirada Purcalla

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra 

h1

STC 022-2018-AI/TC. Corridas de toros

11 marzo, 2020

 

Estimados amigos:

El Tribunal Constitucional de nuestro país  ha publicado finalmente su decisión final en el proceso 0022-2018-PI/TC, respecto a las corridas de toros, y en forma ajustada – cuatro votos contra tres- ha declarada infundada la demanda de inconstitucionalidad que pretendía se impidieraN las corridas de toros, entre otras actividades denominadas culturales, relativas a los animales.

No habiéndose satisfecho la exigencia de cinco votos para expulsar una norma del ordenamiento jurídico, en este caso la primera disposición complementaria final de la Ley 3047, “Ley de Protección y Bienestar Animal”, se infiere que se seguirán promoviendo las corridas de toros en el Perú.

Los argumentos de ambas partes revelan un amplio debate respecto a si los animales tiene derechos morales, y si acaso merecen protección constitucional,y de ahí que recomendamos la atenta lectura del fallo adjunto.

2020 TC Corridas de toros 00022-2018-AI

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra 

 

h1

Artículo CONFILEGAL. Lenguaje legal comprensible.

8 marzo, 2020

 

Estimados amigos:

Es pertinente preguntarnos si, a propósito de la comunicación de las decisiones judiciales, el lenguaje jurídico es critico, oscuro e incomprensible.

Recomendamos la lectura de este valioso artículo de CONFILEGAL ( 02 de marzo de 2020), que describe los problemas de España en relación a esta materia, y que aborda nuestras propuestas, esbozadas ya en otros trabajos, por un derecho a comprender. ( VID.  FIGUEROA E. ( 2012). Modernización del lenguaje jurídico: ¿ derecho a comprender? En JURIDICA No. 404. Diario Oficial El Peruano. Lima, 24 de abril de 2012.

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

El ministro de Justicia impulsa el movimiento “lenguaje legal comprensible”, aunque todavía no lo llama así

h1

Derecho procesal constitucional. Teoría constitucional. Universidad San Martín de Porres. Chiclayo, 2020

7 marzo, 2020

Estimados amigos:

Esta semana hemos reiniciado, tras un prolongado receso por razones de viaje en 2019, la enseñanza de nuestro cursos de Derecho procesal constitucional y Teoria constitucional, en Pregrado de la Facultad de Derecho de la Universidad San Martín de Porres, filial norte Chiclayo, prevemos por todo el año académico 2020.

Estas materias de estudio representan, en especial la primera, nuestra carga lectiva desde 2008, año en que nos incorporamos a esta casa universitaria de la cual somos ex alumnos y a la que debemos nuestros primeros ejes de estudio en el Derecho.

Dado ese contexto, nos permitimos adjuntar nuestros silabos de trabajo para este año lectivo.

Silabo DPConst.2019 II.

Silabo Teoría constitucional. 2019 II

Saludos crdriales,

Edwin Figueroa Gutarra

 

 

h1

Centésimo aniversario de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque. Conferencias en materia civil. Marzo 2020

6 marzo, 2020

Estimados amigos:

Como en su momento anunciáramos, nuestra Corte Superior de Justicia cumple 100 años de existencia el próximo 23 de mayo de 2020 y, en ese sentido, hemos programado una serie de actividades entre académicas, culturales y sociales.

En ese grupo de eventos a realizar, destacan las invitaciones a distinguidos jueces y académicos del Derecho, y una de las primeras fechas se centra en conferencias en materia civil. Al respecto, iremos reseñando progresivamente las actividades programadas

Adjuntamos, en esta oportunidad, una sumilla de un primer ciclo de conferencias a desarrollarse entre los días 18 y 20 de marzo del año en curso.

El Programa completo se puede ver en el siguiente enlace: https://programaoficial.csjla.pe/

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

 

 

 

 

 

I·CONnect

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

La Mirada de Peitho

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

2018 Posts - IACL-IADC Blog

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

Argumentos en Derecho Laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Justicia en las Américas

Blog de la Fundación para el Debido Proceso

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI