Archive for 19/12/10

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 4

19 diciembre, 2010

 

PALABRAS DEL DIRECTOR edición 4, febrero 2009

 

En esta oportunidad sale al aire la cuarta edición de nuestra revista electrónica IPSO JURE. El reto que hemos asumido sigue siendo enorme: procuramos crear conciencia académica en nuestros magistrados y trabajadores, basados en el perfil de que la actividad jurídica en Lambayeque merece ser destacada, en consideración al crecimiento en calidad y cantidad de nuestro Distrito Judicial.

Y desde el primer momento nos asaltó una interrogante: ¿cumplimos nuestro deber de jueces y servidores públicos circunscribiéndonos solo y únicamente a nuestro trabajo? ¿Nos corresponde solo emitir sentencias y tomar decisiones de fondo en los procesos jurisdiccionales y a los trabajadores, cumplir eficientemente su labor de apoyo? Nos parece, a riesgo de no ser prudentes, que estar involucrados en el servicio de justicia significa mucho más que cumplir eficiente y eficazmente nuestro trabajo. Si bien es cierto que el magistrado no ha sido nombrado para producir intelectual y académicamente, creemos que identificarse con la institución empieza por cultivar la mística del servicio.

El Poder Judicial, nuestra institución, registra a lo largo de los años un bajo porcentaje de aprobación en la ciudadanía. Usualmente casi no excedemos el 20% de aprobación y ello implica que escasamente 1 de cada 5 ciudadanos, aprueba nuestra gestión.

En el tiempo que se lleva haciendo estadísticas sobre aprobación en el Poder Judicial resulta anecdótico que el pico más alto de aprobación de este Poder del Estado- 33%- se hubiera registrado en el año 1992, justamente cuando se produjo el autogolpe de gobierno de entonces y se causara la irrupción del orden democrático con la instauración de un gobierno cívico- militar. Esta cifra nos dice mucho en atención a que establece 2 barómetros: de un lado, que la cifra más alta de aprobación se hubiera producido con la instauración de un gobierno de facto, es decir, con la demolición de las instituciones democráticas del país, y de otra parte, que aún así en el registro estadístico más alto de aprobación, solo uno de cada 3 ciudadanos hubieran expresado su visto bueno respecto de la institución judicial.

¿Qué hacer entonces para registrar una mejor aprobación? Sin duda, creemos que, sin perjuicio de la labor eficiente en los últimos años, de las Presidencias del Poder Judicial y de nuestra propia Corte, la tarea de levantar el prestigio de nuestra institución recae en los propios elementos de la institución, a través de nuestro propio trabajo diario: produciendo más y mejor nuestra decisiones jurisdiccionales, cumpliendo una labor de apoyo eficiente a los jueces, tratando bien a todos y cada uno de los litigante, aún cuando la razón no le asistiera, capacitándonos mejor a través de las óptimas herramientas que brinda la Academia de la Magistratura, desarrollando labor académica permanente y por qué no, produciendo intelectualmente.

Suena lejano, para la gran mayoría de nosotros, que el Poder Judicial pudiera aspirar al ISO 9001, una certificación de calidad en el servicio que se otorga solo a instituciones que brinden un servicio muy eficiente a sus usuarios. Sin embargo, analizando a fondo la cuestión: ¿resulta en verdad inalcanzable para el Poder Judicial obtener una certificación de calidad en la atención al usuario judicial? Nos atrevemos a pensar que no. Es cierto que nos agobia un exceso de trabajo a la gran mayoría de Despachos Judiciales, que sufrimos una severa carencia de suficiente personal, sobre todo en los órganos funcionalmente inferiores, que el nivel remunerativo de los auxiliares es uno de los más bajos en el sector público no obstante nuestra calidad de Poder del Estado, que el problema de la corrupción existe pero afortunadamente es muy aislado y que las competencias, atribuciones y derechos de nuestra institución, tienden a no ser reconocidos por los otros Poderes del Estado, restándonos nuestro presupuesto y fijando restricciones a nuestro derecho de expresión como magistrados. Sin embargo, la interrogante se mantiene latente: ¿podemos acaso mejorar nuestro servicio a pesar de las enormes dificultades acotadas? Estamos persuadidos de que sí, que mucho de ello está representado por crear una mística de servicio que signifique sentar las bases para una mejora de la calidad de nuestro trabajo.

Obtener el ISO 9001 puede sonar lejano. Resulta más sencillo pensar que eso es un tema del sector privado, en el cual la eficiencia, la exigencia y la productividad son pautas de trabajo diario. Sin embargo y sin perjuicio de las diferencias de regímenes legales y las atribuciones propias de cada sector, ¿acaso no gozan las instituciones públicas de una estructura similar a la de una gerencia en el sector privado, y que quien hace las veces de esa alta gerencia, es el Presidente del Poder Judicial? ¿O de funcionarios con poder de decisión, que son sus magistrados, y de trabajadores en ambos sectores con iguales derechos y deberes, más aún cuando un grupo considerable de trabajadores han pasado, en el Poder Judicial, a incorporarse al régimen legal laboral del sector privado? Nuestra opinión es que se trata de un tema de retos.

La Presidencia del Poder Judicial, en la última gestión, tuvo el acierto de celebrar un convenio con el Banco Mundial y el programa de Ala Dirección de la Universidad de Piura y convocar a concurso, entre los magistrados de rango superior del Poder Judicial y funcionarios del sector justicia, para el otorgamiento de alrededor de 80 becas a efectos del desarrollo de un programa de Alta Dirección y Gerencia para  el sector Justicia. Dicho curso se llevó a cabo exitosamente y participaron efectivamente magistrados de todo el país así como funcionarios del Consejo Nacional de la Magistratura, Ministerio Público, Academia de la Magistratura, Ministerio de Justicia, entre otras instituciones representativas.

La premisa de trabajo del curso fue: ¿puede pensar como directivo un funcionario judicial?, ¿puede estimar un juez que, al manejar su Despacho, también debe adoptar decisiones relacionadas con un gobierno de personas?, o bien, ¿es posible imbuir al juez y funcionario que el trabajo judicial, está definitivamente involucrado en un sinnúmero de procesos y servicios? La apuesta fue positiva en todo sentido y los resultados, muy auspiciosos. Fueron 4 meses de participación intensiva de jueces de segunda  instancia y funcionarios del sector justicia de todo el país, entre ellos, el suscrito, acudiendo al curso en referencia durante 3 días de la semana cada 3 semanas, y bajo un sistema de inmersión total, es decir, el día entero para la ejecución del curso, utilizando como pauta de desarrollo el método del caso, una herramienta de trabajo utilizada por la Universidad de Harvard. 

En conclusión, se trata de que las instituciones públicas sí se preocupan por desarrollar más y mejor las competencias de sus recursos humanos, siempre en la premisa de que el recurso humano es el activo intangible más importante de toda institución. Creemos nosotros, por tanto, que puede mejorarse la eficiencia y eficacia del servicio judicial a través de una mejor preparación y capacitación y en definitiva, que el estándar de aprobación de la institución, paso a paso y bajo una mística de servicio a forjar, podrá mejorar paulatinamente. Ello requerirá tiempo, somos concientes de ello, pero el reto ha sido asumido y nosotros, a través de nuestra revista, estamos plenamente identificados en materializar una mejor imagen de nuestra institución.

Hasta pronto.

Edwin Figueroa

Director IPSO JURE

 

INDICE

 

PONENCIA DE OCASIÓN: EL ESTADO CONSTITUCIONAL Y EL ROL DEL JUEZ

FRANCISCO A. TÁVARA CÓRDOVA 

 

PONDERACIÓN CONSTITUCIONAL

EDWIN FIGUEROA GUTARRA 

 

EL USO DE LA IMPUTACIÓN OBJETIVA EN LA MALA PRAXIS MÉDICA

OSCAR MANUEL BURGA ZAMORA 

 

EL APORTE DE LA JURISPRUDENCIA LAMBAYECANA AL PRECEDENTE VINCULANTE EN MATERIA DE VIOLACIÓN SEXUAL DE MENORES

JUAN RIQUELME GUILLERMO PISCOYA 

 

¿SUCESIÓN POR DERECHO PROPIO O POR REPRESENTACIÓN?: A PROPÓSITO  DEL ARTÍCULO 819 DEL CÓDIGO CIVIL

HERIBERTO GÁLVEZ HERRERA 

 

ANÁLISIS DE LA PRUEBA ILÍCITA A PARTIR DE LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL  CONSTITUCIONAL RECAÍDA EN EL EXP.N°1058-2004-AA/TC

ANA SALÉS DEL CASTILLO 

 

EL DERECHO DEL TRABAJO Y LA RESPONSABILIDAD SOCIAL DEL EMPLEADOR

CECILIA IZAGA RODRÍGUEZ 

 

INNECESARIA DISPOSICIÒN DEL ARTÌCULO 1098 DEL CÒDIGO CIVIL

LORENZO MARTÍN HUAMÁN VERA 

 

LA REFORMA CONSTITUCIONAL. ESTUDIO COMPARADO Y UNA PROPUESTA METODOLÓGICA

RUBÉN RAMÍREZ CABEZAS. 

 

LA JURISDICCIÓN ARBITRAL: NATURALEZA Y CARACTERÍSTICAS

ELIA JOVANNY VARGAS RUÍZ 

 

LA LESIÓN EN LOS CONTRATOS

WALTER ALFREDO LOMPARTE SÁNCHEZ 

 

LAS MEDIDAS DE VIGILANCIA EN EL ALLANAMIENTO DEL DOMICILIO

SERGIO R. CHIMPÉN ASENJO 

 

POR QUÉ LEER A MARX

MANUEL ATIENZA 

 

TRATAMIENTO LEGAL DEL DELITO DE TRATA DE PERSONAS EN EL PERÚ

VÍCTOR YURI DÍAZ TORRES

 

LA RESPONSABILIDAD PENAL EN EL FÚTBOL

JOSÉ HERNÁN NECIOSUP CHANCAFE 

 

CONTRATOS LABORALES SUJETOS A MODALIDAD Y AFECTACIÓN DEL    CONTENIDO ESENCIAL DEL DERECHO AL TRABAJO

L. ALBERTO HUAMÁN ÓRDOÑEZ. 

 

LA INEFICACIA DE LA RESERVA DEL FALLO CONDENATORIO

LISSET D. VELÁSQUEZ PORRAS

 

DELITOS CONTRA EL PATRIMONIO: EL ACTO DE APODERAMIENTO Y EL MOMENTO DE SU CONSUMACION

NOEMI JAEL SANCHEZ MORENO

 

El enlace web a esta edición es el siguiente:

http://historico.pj.gob.pe/cortesuperior/Lambayeque/documentos/REVISTA%20VIRTUAL%20IPSO%20JURE%20N°%204%20-CSJLA.pdf

Anuncios
I·CONnect

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

La Mirada de Peitho

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

2018 Posts - IACL-IADC Blog

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

Argumentos en Derecho Laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Justicia en las Américas

Blog de la Fundación para el Debido Proceso

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI