h1

STC 3509-2009-PHC/TC. Caso Walter Chacón. Plazo razonable.

11 marzo, 2011

Estimados amigos:

El caso Chacón ha sido objeto de análisis en este blog (vid. https://edwinfigueroag.wordpress.com/3-control-constitucional-del-plazo-razonable/), examen a cuyos términos de exploración nos remitimos para una idea amplia de la exigencia de los estándares del plazo razonable, el cual tiene una base de partida en el sistema interamericano, entre otras sentencias relevantes, desde el caso Suárez Rosero vs. Ecuador, proceso conocido como uno de los más emblemáticos.

Sin embargo, es importante completar dicho análisis con las referencias propias del caso Chacón, el cual puede ser leído en http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2009/03509-2009-HC.html, a partir de los exigidos estándares de a) actividad procesal del interesado; b) la conducta de las autoridades judiciales, y c) la complejidad del asunto. La conclusión es puntual y definitiva: el solo transcurso del plazo es notoriamente insuficiente para que se configure una infracción al plazo razonable.

La sentencia señala:

§. Criterios para determinar la duración razonable del proceso penal

20. Habiéndose planteado en el presente caso, la eventual violación del derecho al plazo razonable del proceso o, lo que es lo mismo, que éste no sufra dilaciones indebidas, la determinación de si se violó o no su contenido constitucionalmente protegido es un tema que solo puede obtenerse a partir del análisis de los siguientes criterios: a) la actividad procesal del interesado; b) la conducta de las autoridades judiciales, y c) la complejidad del asunto; los cuales fueron establecidos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en los casos Genie Lacayo y Suárez Rosero al analizar el tema del plazo razonable del proceso, los mismos que han sido recepcionados por el Tribunal Constitucional (Cfr. Exp. N.º 618-2005-PHC/TC. Caso Ronald Winston Díaz Díaz. FJ N.º 11; Exp. N.º 5291-2005-PHC/TC. Caso Heriberto Manuel Benítez Rivas y otra. FJ N.º 6). Tales elementos permitirán apreciar si el retraso o dilación es indebido (que es la segunda condición para que opere este derecho), lo que debe realizarse caso por caso y según las circunstancias.

21. Dicha determinación ha sido acogida por el Tribunal Constitucional quien ha expresado en la sentencia recaída en el caso Berrocal Prudencio (Expediente N.°. 2915-2004-HC/TC), que: “…para valorar la complejidad de un  caso es menester tomar en consideración factores tales como la naturaleza y gravedad del delito, los hechos investigados, los alcances de la actividad probatoria para el esclarecimiento de los eventos, la pluralidad de agraviados o inculpados, o algún otro elemento que permita concluir, con un alto grado de objetividad, que la dilucidación de una determinada causa resulta particularmente complicada y difícil…”.

En el análisis que en su oportunidad desarrollamos, fundamentamos nuestra posición respecto a la razonabilidad y la importancia de su diferencia respecto al término racionalidad. Ésta es más expresión de vinculación al carácter imperativo de las normas jurídicas; aquella, es más una vinculación al carácter axiológico de los derechos fundamentales.

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: