h1

STC 06079-2008-PHC/TC. Caso Abanto Verástegui. Plazo razonable en sede fiscal

15 marzo, 2011

Estimados amigos:

El caso Abanto Verástegui, el cual puede ser leído en http://www.tc.gob.pe/jurisprudencia/2009/06079-2008-HC.html, presenta un análisis a contrario de los casos sobre plazo razonable antes presentados, en la medida que siendo un pronunciamiento de importancia, respecto a una importante investigación del Ministerio Público en materia de lavado de activos, presenta una tesis distinta a las que anteriormente hemos trabajado en el tema del plazo razonable.

En efecto, la sentencia en comento, diferente a las anteriores solo en cuanto a que el caso versa sobre una investigación fiscal, resultando las anteriores todas vinculadas a plazo razonable en sede judicial, señala en su parte de mayor interés lo siguiente:

7. Este Colegiado estima que en el presente caso el principio de interdicción de la arbitrariedad se ha vulnerado, debido a que el plazo de investigación preliminar resulta irrazonable, pues desde el 7 de febrero de 2008 hasta la fecha no ha concluido la investigación seguida contra el demandante, lo cual, si estuviera vigente el nuevo Código Procesal Penal, contravendría su artículo 342º, que señala que “El plazo de la Investigación Preparatoria es de ciento veinte días naturales. Sólo por causas justificadas, dictando la Disposición correspondiente, el Fiscal podrá prorrogarla por única vez hasta por un máximo de sesenta días naturales” y que “Tratándose de investigaciones complejas, el plazo de la Investigación Preparatoria es de ocho meses. La prórroga por igual plazo debe concederla el Juez de la Investigación Preparatoria”.

La sentencia es de fecha 06 de noviembre de 2009, esto es, desde la fecha en que debió concluir la investigación preparatoria- 180 días desde el 07 de febrero de 2008- transcurrieron 15 meses en exceso.

Sin embargo, no desarrolla aquí el Tribunal examen alguno respecto a los estándares fijados en casos anteriores, lo cual supone, en nuestra modesta opinión, un análisis que no es completo.

De otro lado, no fue un argumento a considerar que las acciones del Ministerio Público, por su naturaleza investigatoria, no son de coerción real como lo suponen las medidas restrictivas de libertad de carácter judicial.

Por tanto, es pertinente concluir que el caso Abanto representa un examen de excepción que contradice la jurisprudencia anterior. 

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: