h1

Revista virtual IPSO JURE No. 13

26 mayo, 2011

 

PALABRAS DEL DIRECTOR, edición 13, mayo 2011 

Estimados amigos: 

IPSO JURE viene impulsando a través de diversos números en sus contenidos la relevancia del Derecho Constitucional en la medida que se trata de un examen transversal de todo el Derecho y si apuntamos a un primer peldaño en el conjunto arquitectónico de la Constitución, revela sumo interés referirnos al principio de igualdad.  

La premisa valorativa representada en el artículo 1 de nuestra Constitución bien puede ser considerada genérica desde el punto de vista argumentativo, y sin embargo, representa la piedra angular del edificio jurídico que hoy representa el Estado Constitucional, el cual en términos de Peter Häberle, está conformado por elementos como “la dignidad humana como premisa, realizada partir de la cultura de un pueblo y de los derechos universales de la humanidad, vividos desde la individualidad de ese pueblo, que encuentra su identidad y en tradiciones y experiencias históricas, y su esperanza en los deseos y la voluntad creadora hacia el futuro”. (El Estado Constitucional. Universidad Nacional Autónoma de México y Pontificia Universidad Católica del Perú Fondo Editorial. Perú. 2003. p. 1). 

En efecto, es común que las controversias jurídicas, con mayor énfasis aún las constitucionales, bien puedan oponer colisiones argumentativas de principios y la dignidad representa el valor axiológico por excelencia angular en la filosofía del Estado Constitucional, cuyo carácter apunta a defender a la persona humana y a su dignidad como premisa de todo Estado. 

Y sin embargo, ¿bastaría la mensura de la dignidad para la prevalencia de este argumento? Notoriamente no, en tanto corresponderá, en un segundo plano de las controversias constitucionales, racionalizar la dimensión de afectación de una vulneración de la dignidad como principio. A este efecto, la labor de los jueces constitucionales está representada por un primer margen de acción de racionalización de las pretensiones y en segundo plano, es exigible, si los márgenes de racionalidad no son suficientes, aplicar argumentos de razonabilidad. 

Y a propósito de estas ideas ¿cómo racionalizamos el principio de dignidad de la persona y cuándo aplicamos estándares de razonabilidad? A juicio nuestro, la racionalidad representa una vinculación del juez al sentido de mandato de la norma jurídica en su condición de elemento cuya prestación es “del todo o nada”, esto es, las normas se cumplen en parte, sino en su totalidad o no se cumplen, de cara a la solución de un caso concreto. En ese orden ideas, la dignidad como valor será elemento de resolución de una controversia si existe una norma-regla aplicable a su defensa y por cierto, bien puede solucionarse el conflicto en sede ordinaria. Prosiguiendo este examen, si el concurso de la norma- regla denota insuficiencia o se configuran vacíos que hay necesidad de colmar, en tal caso, deviene necesaria al aplicación de una norma -principio, entendida ésta como un mandato de optimización, el cual se aplica en la medida de lo posible para solucionar el caso concreto objeto de controversia. 

En consecuencia, de esa forma, los conflictos constitucionales que tienen lugar de cara al principio de dignidad, exigirán la aplicación, cuando una controversia lo justifique, de la ponderación de intereses o en su caso, del principio de proporcionalidad, o bien podrá resolverse aplicando principios de interpretación constitucional, en la lógica de Hesse, a efectos de colmar los vacíos que se presenten en la interpretación constitucional, dentro de esa concepción que asimila la teoría de la Constitución como una teoría de la integración.              

La jurisprudencia constitucional presenta distintas ejecutorias en las cuales aborda el principio de dignidad de la persona humana y su respeto, en la premisa de una necesidad impostergable de que los jueces del Estado Constitucional adviertan la relevancia de que esta norma- principio sea un referente para las decisiones sobre tutela urgente de derechos fundamentales.    

Hasta pronto.

El Director

El enlace web a esta edición es el siguiente:

http://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/f21e1b8046e789f9b3a6f7c468ec4e86/IPSO-JURE-13+-MAYO_2011.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=f21e1b8046e789f9b3a6f7c468ec4e86 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

I·CONnect

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

La Mirada de Peitho

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

2018 Posts - IACL-IADC Blog

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

Argumentos en Derecho Laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Justicia en las Américas

Blog de la Fundación para el Debido Proceso

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: