h1

Precedentes vinculantes. Conferencia- homenaje a Domingo García Belaunde. Chiclayo, junio 11 de 2011.

11 junio, 2011

 

Estimados amigos:

El día de hoy tuvo lugar en la ciudad de Chiclayo, en las instalaciones del Gran Hotel de Chiclayo, Ciudad de la Amistad, un sentido homenaje a la trayectoria del Dr. Domingo García Belaunde, destacado constitucionalista peruano, en el marco del Diplomado sobre Precedentes Vinculantes, a cargo del Instituto Peruano de Cultura y Perfeccionamiento.

Previa gráfica y emotiva semblanza a cargo del Dr. Luis Castillo Córdova, el Dr. García Belaunde presentó una magistral, documentada y acuciosa ponencia sobre el desarrollo de los precedentes vinculantes en el Derecho Comparado y su situación actual en el Perú.

Tuvo lugar, luego, la entrega de placas recordatorias a cargo de la entidad organizadora, de la Universidad Pedro Ruiz Gallo, Ministerio Público y Poder Judicial. El Dr. Ricardo Ponte Durango, past- Presidente de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, destacó el entorno familiar del homenajeado, en especial la insigne trayectoria del Dr. Víctor Andrés Belaunde, abuelo del agasajado, así como del Dr. Domingo García Rada, padre del maestro García Belaunde, uno de los jueces más destacados en la historia del Perú, recordando uno de los aportes más notables suyos “Memorias de un juez”.

Incluimos abajo una reseña- versión editada oral-  de la ponencia.

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra     

 

Ubicar la historia del precedente exige remontarnos a la conquista normanda del año 1066, cuando los normandos se superponen a los sajones. El precedente comienza a convertirse en parte de un Derecho que comienza a forjarse, a través del uso y la observancia común. Se fue extendiendo la obligatoriedad de los casos, lo cual luego llevó a tribunales de equidad. Sus características de formación diferían de la familia jurídica romanista. El precedente es hoy obligatorio en sentido amplio en EE.UU, mas no con el uso de la fuerza.

Son partes del precedente: el holding, o propiamente su ratio decidendi, y el dictum, constituido por razones  accesorias

El caso Marbury vs. Madison constituye un precedente de singulares características, en el cual el juez Marbury exigía la entrega de su título de juez. Las cuestiones principales del caso, planteadas por el Juez Marshall, fueron:

–         ¿Poseía Marbury el título del derecho que le correspondía? ( dictum)

–         ¿Le asignan las leyes un recurso para el propósito?( dictum)

–         ¿Es el mandamus solicitado el adecuado? (Holding)

El juez Marshall contesta afirmativamente las 2 primeras preguntas y negativamente a esta última pregunta, pues no correspondía a la Corte Suprema pronunciarse al respecto, sino a un juzgado de otro rango.

En el sistema anglosajón el precedente se va formando lentamente, se va construyendo de a pocos.

Hay  formas de apartarse de un precedente:

–         Por limitación. En el caso Brown vs Board of Education, por ejemplo, se dio una pauta respecto al fin de la segregación racial en EE.UU.  en las escuelas públicas. No hubo aplicación práctica respecto a las escuelas privadas sino hasta después.

–         Distinguishing. Por ejemplo, durante la guerra de Corea, durante el gobierno de Truman, se dispuso en EE.UU. tomar las acerías. La Corte Suprema, en el caso Youngstown Sheet & Tube Co. v. Sawyer, restituye del derecho a las acerías. En el caso Dames & Moore vs. Reagan se produce una situación similar, por decisión del Congreso. La Corte diferenció ambos casos. Uno provino de la decisión presidencial, otro del Congreso.

–         Overruling, o revocación del precedente. La doctrina “separados pero iguales” se mantuvo como pauta de decisión en el caso Plessy vs. Ferguson (1896) en EE.UU. pero no es sino en 1954 que se produce un cambio sustantivo con el caso Brown vs Board of Education.

Todas estas características nos señalan la cautela que identifican a los precedentes.  

En Perú hemos tenido siempre precedentes. El propio Código Civil de 1852 ya señalaba que en todo lo que no fuere opuesto a la Constitución, regían las leyes españolas.

Cuando proyectamos el Código Procesal Constitucional, nuestra propuesta del precedente fue dar unidad al sistema.  Luego, sin embargo, esto se hizo rígido, sin prever un apartamiento razonable. La misma tesis que hoy se denomina “autonomía procesal del tribunal”, es una idea afianzada con deficiencias, pero su nombre propio inicial fue el de una autonomía procedimental, es decir, se planteaba que el tribunal tuviera autoridad para actuar, mas fue mal construida. No nos explicamos, tampoco, propuestas como la del recurso de agravio a favor del precedente. Ello se ha corregido con el caso PROVÍAS, y se hizo bien.

El propio caso Chacón Málaga y una corrección inmediata con el caso Salazar Monroe evidencia una falta de consistencia argumentativa.  

En consecuencia, se hace necesario establecer que es necesario avanzar con pausa respecta a los precedentes. Los cambios jurisprudenciales exigen ser mejor meditados.            

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: