h1

Sentencias constitucionales. Proceso de amparo. Improcedencia liminar contra proceso regular

18 julio, 2011

 

SALA CONSTITUCIONAL DE LAMBAYEQUE

 

EXPEDIENTE Nro.: 01869    

DEMANDANTE: PEDRO BULNES DÍAZ

DEMANDADO: SEGUNDA SALA CIVIL DE LAMBAYEQUE

MATERIA: AMPARO

PONENTE: EDWIN FIGUEROA GUTARRA

 

 

RESOLUCIÓN Nro.  

 

En Chiclayo, a los 06 días del mes de abril de 2011, la Sala Constitucional de Lambayeque, integrada por los magistrados Huangal Naveda, Carrillo Mendoza y Figueroa Gutarra, pronuncia la siguiente resolución:

 

ASUNTO

Recurso de apelación interpuesto por Pedro Bulnes Díaz contra el auto de fecha 19 de julio de 2010, que DECLARA IMPROCEDENTE in limine el proceso de amparo de autos. 

 

ANTECEDENTES 

El recurrente interpone demanda de amparo (p. 18-19) e invoca como fundamento que se han vulnerado sus derechos a la defensa y al debido proceso, al haberse confirmado por parte de los demandados- señores jueces superiores de la Senda Sala Civil de Lambayeque- las resoluciones que ordenan formar el cuaderno de multas e improcedente una apelación interpuesta. 

El auto apelado (p. 18-19) señala que no se aprecia vulneración alguna al debido proceso y declara improcedente la demanda. 

La impugnación formulada (p. 23-25) precisa que el proceso deviene irregular al haberse revocado resoluciones apeladas. 

 

FUNDAMENTOS 

§La improcedencia liminar de un proceso constitucional 

1. La figura de la improcedencia de los procesos constitucionales representa un plano de respuesta en negativo de las pretensiones constitucionales. En efecto, mientras la tutela urgente nos remite a la dimensión positiva de los procesos constitucionales, en tanto se acoge una pretensión, la improcedencia nos lleva al escenario negativo de la jurisdicción constitucional, es decir, cuándo se configura una respuesta denegatoria del decisor jurisdiccional cuando la pretensión es insuficientemente notoria como para ser atendida. Así estimaremos un rango de improcedencia para incumplimientos formales o materiales, y una categoría de decisiones infundadas, para estimaciones que no llegan a cumplir los supuestos de fondo de la acción.

2. Por consiguiente, la improcedencia liminar impide el tránsito de una pretensión por sede constitucional, en razón de no cumplir los requisitos de ilegitimidad que debe revestir un acto acusado de vulnerar derechos constitucionales. 

   

§Análisis del caso concreto

3. A juicio de esta Sala de Derechos Fundamentales, las incidencias de nulidad y diversos actos procesales, con instancias de apelación, configuran espacios de actividad regular de los jueces de la justicia ordinaria respecto a los cuales se impide al juez constitucional volver a revisar los criterios marco adoptados, salvo excepción manifiesta de una vulneración elevada, ostensible y grave al contenido constitucionalmente protegido de un derecho fundamental. 

4. En efecto, nuestra tarea como jueces constitucionales se circunscribe a evaluar la legitimidad o ilegitimidad de los actos denunciados como vulneratorios, debiendo fluir en forma clara el acto de afectación que se denuncia como trasgresor de un derecho fundamental. En esa línea, en un proceso constitucional la afectación o vulneración objeto de denuncia, debe manifestarse de modo directo, manifiesto y evidente, a fin de concederse la tutela de urgencia que los procesos de la libertad garantizan. A contrario, si los actos denunciados carecen de estas últimas condiciones, ya no resulta el proceso constitucional la ratio essendi de la defensa de un derecho fundamental.      

5. En el caso sub judice, no observamos con evidencia manifiesta que derecho fundamental alguno del actor hubiere sido afectado. En efecto, respecto de las resoluciones cuestionadas se aprecia un ejercicio de argumentación cuando menos suficiente, congruente y coherente que a su vez, no revela flanco alguno de viabilidad de un cuestionamiento en sede iusfundamental. 

6. Cierto es que la decisión del órgano cuestionado resulta contraria a los intereses del ahora demandante mas es importante poner de relieve que no cualquier pretensión puede ser objeto de un proceso constitucional de la libertad, sino una que revele que un derecho fundamental ha sido ostensiblemente afectado. En relación al caso que nos ocupa, la pretensión de nulidad del actor así como el cuestionamiento a la multa del caso, han sido desestimados bajo argumentos que cuando menos satisfacen una justificación externa válida de las resoluciones cuestionadas. Y si la respuesta del órgano jurisdiccional fue contraria, ello no amerita necesariamente contrariedad grave respecto a un derecho fundamental. 

 

DECISIÓN:  

Por las consideraciones expuestas, la Sala Constitucional de Lambayeque, con la autoridad que le confiere la Constitución Política del Perú, CONFIRMA el auto apelado en todos sus extremos. 

Publíquese y notifíquese.

 

SS.

HUANGAL NAVEDA

CARRILLO MENDOZA

FIGUEROA GUTARRA

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: