h1

V Congreso REDLAJ. DESAFÍOS CONTEMPORÁNEOS PARA EL ESPACIO JUDICIAL LATINOAMERICANO. Lima, 21 de noviembre de 2011

21 noviembre, 2011

V Congreso REDLAJ. DESAFÍOS CONTEMPORÁNEOS PARA EL ESPACIO JUDICIAL LATINOAMERICANO. Lima, 21 de noviembre de 2011.

 

Auditorio del Palacio Nacional de Justicia de Perú

 

La quinta edición del Congreso más importante de jueces en Iberoamérica comenzó en las instalaciones del Palacio de Justicia del Perú, foro emblemático de la judicatura peruana, poco pasadas las 6 de la tarde, en medio de un prolongado invierno limeño que contrastaba con la cálida bienvenida de los colegas peruanos a todos los ilustres visitantes de los 13 países reunidos en este encuentro.

Este Congreso se desarrolla luego de los auspiciosos Congresos de Barcelona, España (2007), Santiago de Chile (2008), Fortaleza, Brasil (2009) y Cartagena de Indias, Colombia (2010), y representa una reedición del sostenido esfuerzo de integración de los jueces iberoamericanos por armar una judicatura independiente, responsable y cohesionada, motivando una importante reflexión: ¿ es imposible lograr estos últimos objetivos? Y taxativamente la respuesta es “no”.     

 

Mesa de Honor:

Héctor Lama More, Presidente de la Corte Superior de Lima.

Aníbal Salas Céspedes, Presidente de la Corte Suprema de Panamá.

Francisco Távara Córdova, Juez Supremo.

José Eduardo de Resende Chaves Júnior, Presidente de REDLAJ.

César San Martín Castro, Presidente de la Corte Suprema.

 

Palabras de apertura

José Eduardo de Resende Chaves Júnior (Brasil). Presidente de la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ.

Señaló que agradecía la presencia de los 13 países de Iberoamérica reunidos en este V Congreso. La historia corta y curiosa de la REDLAJ refiere que 20 jueces de un curso de Barcelona de 2006, acordaron formar un grupo que hoy es de más de 600 magistrados de 19 países de Iberoamérica.  Recordó la importancia de homenajear a Roberto Feitosa, fundador de la Red, por su notable e indesmayable apoyo para hacer realidad esta Red de jueces.

Manifestó que tenemos 5 paneles en este Congreso los cuales se desarrollarán a lo largo de estos 3 días.

Acotó que 2 ideas resultan claves para esta Red: la de cooperación judicial, y la inteligencia colectiva de los jueces, pues amabas expresiones son caras de la misma moneda, tratándose de líneas que justifican la extensión impresionante de esta Red de jueces.

Señaló que en este Congreso incluimos una novedad: hemos coordinado un intercambio de autoridades judiciales y agradecemos mucho al Poder Judicial del Perú por ayudarnos a realizar este intercambio: 10 Cortes Superiores del Perú han logrado una notable coordinación para llevar ponencias de destacados magistrados de nuestra Red, quienes han de viajar a distintos departamentos de Perú una vez concluido este encuentro.

Puso de relieve que sin la colaboración del Dr. César San Martín, Presidente de la Corte Suprema de Perú, no hubiere sido posible la realización de este evento. De la misma forma, agradeció la colaboración de todos los magistrados peruanos para la realización de este V evento, así como a los jueces de otros países que prestaron su apoyo para el desarrollo de esta reunión.

 

Entrega de la Medalla Roberto Jorge Feitosa

Fueron distinguidos los Dres. Ricardo Vigil Toledo y Francisco Darío Lobo Jara por sus méritos y contribuciones a la REDLAJ.

 

Palabras de bienvenida

Francisco Távara Córdova (Perú). Juez Supremo.

Dio la bienvenida a todos los magistrados latinoamericanos presentes. Refirió que esta es una reunión de todas las sangres, como decía Arguedas, para un permanente fomento integracionista de los países iberoamericanos. Se trata de un asociacionismo judicial que viene haciendo historia, en la premisa respecto a que si bien la sociedad y el Estado encargan a los jueces la difícil tarea de impartir justicia, es relevante destacar las líneas de integración que esta reunión representa. Bolívar decía “He arado en el mar” y los países aquí juntos le dicen al Libertador que he aquí una experiencia contraria a esa idea.

 

Palabras de inauguración

Cesar San Martín Castro (Perú). Presidente del Poder Judicial de Perú y de la Corte Suprema de Justicia de la República de Perú

Manifestó a su turno que para el Poder Judicial es motivo de inmensa alegría poder cobijar en su seno al V Congreso de Cooperación Judicial. Felicitó a los organizadores y auspiciadores de este V Congreso, al promover el debate libre e informado sobre la integración entre los países iberoamericanos por la construcción de espacios efectivos de integración interinstitucional.

La cooperación judicial en Red se convierte en un importante instrumento para que converjan las actividades jurisdiccionales y los derechos de los ciudadanos. Esta actividad está orientada a promover la consolidación de un espacio judicial iberoamericano, para facilitar un intercambio fluido y transparente de las actuaciones procesales integrando el derecho comunitario nacional, lo cual denota una importancia insoslayable.

Los temas que este Congreso va a abordar parten de aquellas 2 ideas centrales, ya señaladas por el Presidente de REDLAJ: cooperación judicial e inteligencia colectiva.

Respecto a los temas a desarrollar, refirió que la corrupción representa uno de los ataques más graves a los derechos fundamentales. De igual forma, el problema del gobierno de la justicia es otros espacio importante de análisis, pues es necesario determinar en qué medida se debe autogobernar el Poder Judicial, y determinar si ello exige una lógica de impartición de justicia. Por otro lado, debemos intercambiar puntos de vista que permitan enfrentar la multiplicidad de problemas que presentan la integración y la globalización.

América Latina se encuentra en una reflexión muy grande y profunda: la de las grandes transformaciones de los años 90 y que debemos pensar en qué medida estas reformas garantizan la libertad y protegen los derechos de los ciudadanos afectados.

Finalmente, debemos advertir la relevancia de la argumentación jurídica, un concepción moderna que sin embargo tiene determinados problemas y mucho por esclarecerse, y cuyo camino por avanzar es aún de grandes retos.

Destacó  la valentía de tratar estos grandes temas pues exigen un intercambio de puntos de vista donde primen la serenidad y la verdad. En estos temas dichas ideas deben ser el hilo conductor de los debates.

Con estas esperanzas, declaró  inaugurado este V Congreso.

 

I PANEL: EL JUEZ EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

 

Moderadora: Ministra Elvia Barrios Alvarado (Perú). Jueza Suprema.

Relator: Luis Alberto Salas Dimenza (Argentina). Vicepresidente Financiero de REDLAJ.

 

Tema 1: Luis Ernesto Vargas Silva (Colombia). Ministro de la Corte Constitucional  de Colombia

En su intervención hizo referencia a que estar inmersos en el Poder Judicial exige una lucha constante e irreductible contra la corrupción, la cual constituye un verdadero ataque a los derechos fundamentales de las personas más pobres. Es un lugar común señalar que la corrupción es uno de los mayores males en un Estado Democrático y corresponde a los jueces un rol central en esta lucha.

Refirió que su intervención se orienta a considerar que el llamado a los jueces es de capital importancia, mas han existido pocas acciones concretas para una lucha material integral, las cuales propone tras sus más de 30 años en la judicatura, en especial referencia a la experiencia colombiana, la cual asume características muy particulares.

La estructura de su exposición contempló 3 items: en primer lugar, una precisión conceptual de qué debemos entender por corrupción; en segundo lugar, los principales retos que este fenómeno ofrece; y tercero: intentos de respuesta  a los retos mencionados.

En cuanto al primer concepto, destacó que la extensión del término produce algunas confusiones frente a lo cual se necesita una definición estipulativa. Recordemos que a propósito de Bolívar, éste señaló que debía imponerse la pena de muerte a quien se apropiara de los erarios públicos. Hoy no hay una única referencia a aspectos dinerarios al referirnos a corrupción, sino al concepto de bienes públicos en sentido más amplio.

Respecto al segundo tema, precisó que es exigible una infinita capacidad para distinguir los casos y las consecuencias jurídicas en el ordenamiento. La actividad probatoria demanda enormes retos que deben ser inclusive compatibles con la Constitución, entre ellos, en un primer orden utilizar el derecho como arma. De otro lado, debemos enfrentar los problemas de la interpretación que pueden representar las imperfecciones legales. Un uso deliberado de las herramientas en sentido negativo, lesiona el derecho.

En un segundo orden, el juez está abrumado por miles de datos, lo cual impide una adecuada deliberación. En muchos casos, el juez actúa por instinto, evidenciando que no está preparado para enfrentar tales retos con una debida sistematización.

En tercer orden, la corrupción al interior del Poder Judicial es un tema que duele. La moralidad pública, hoy distorsionada en Colombia, implica jueces desprotegidos, sancionados por mínimas faltas. Los sistemas de crimen organizado también debilitan al Poder Judicial y generan la mancilla de la honorabilidad de los jueces.

En cuarto lugar, hay una persistente insuficiencia de los recursos. El Poder Judicial suele recibir presupuestos que no alcanzan. En Colombia, la quinta parte de los recursos públicos son destinados a la guerra en tanto que menos del 2% es designado a la justicia, muchos menos del 5% que debería asignársele.

En el tercer rango de respuestas a los retos, es concreto afirmar que no visualizamos los presupuestos necesarios para una eficaz lucha contra la corrupción. Sin perjuicio de ello, podemos señalar algunas hojas de ruta: no caer en el derecho como arma, es decir, la interpretación del derecho debe privilegiar un adecuado uso de los principios, pues nos debemos tomar muy en serio los fines de todo sistema eficaz de cara a la democracia.

En segundo lugar, es exigible una adopción de las tecnologías de la información. Debemos abandonar la idea de los pesados estantes de información, frente a la modernidad de las estrategias de corrupción que trasbordan inclusive las fronteras nacionales. Esto exige escenarios eficaces de coordinación judicial.

En tercer lugar, no puede pensarse en un juez interdisciplinario que sepa de todo. Se debe preservar el margen de autonomía del juez, tendiendo hacia una debida especialización.

En cuarto lugar, son necesarias reglas para una judicatura responsable: aumentar el grado de formación de los servidores judiciales, pues los mejores deben servir en el Poder Judicial, debiéndose mejorar los sueldos.

En conclusión, estas líneas solo son directrices pero deben ayudar a tratar un tema como éste, trascendente para toda sociedad.

 

Panelista: J.S. Fagundes Cunha. (Brasil). Director General de la Escuela Judicial Latinoamericana.

La cuestión de la corrupción en Brasil tiene un valor de vinculación con la exigencia de una corrección en la política. Hemos podido ver cómo han caído algunos ministros, lo cual evidencia que Brasil y América Latina viven un momento de revoluciones y exigencias a sus autoridades.

En cuanto a los jueces, el Consejo Nacional de Justicia en Brasil se ha convertido en un centro de esperanza para dar respuesta al combate contra la corrupción.

Es preciso esclarecer que en esta lucha se requieren órganos de suyo independientes, como primera condición, para el rescate de la imagen del Poder Judicial. Un Estado fuerte exige pues una ética de fortaleza del Poder Judiciario.

 

Tema 2: Enrique Javier Mendoza Ramírez (Perú). Juez Supremo y Jefe de la OCMA.

Sostuvo que dentro de una concepción lata del término “corrupción” nos interesa fundamentalmente el ámbito público. La corrupción como tal implica un abuso del poder. Nos acompaña en todos los ámbitos e inclusive hasta en el plano de la religión. Nuestro continente presenta una especial cifra en altos índices de corrupción y así lo percibe la ciudadanía. Aumenta o disminuye de acuerdo a la atención que brindemos. Si nos descuidamos, aumenta. Si la combatimos, disminuye. Se convierte así en un tema de índices.

La corrupción blanca implica la aceptación de los actos. Por ejemplo, la compra de videos y películas. De otro lado, el Poder Judicial tiene una mala imagen ante la población, común a todos los países latinoamericanos. El 85% de quienes tienen esa mala imagen, sin embargo, nunca ha pisado un estrado judicial, de tal manera que podemos asociar ello a un contexto de generalización indebida.

¿Qué exigimos entonces? Un juez independiente, conocedor de la realidad social y ético.

El abogado arreglista es aquel que promueve la corrupción, panorama en el cual inclusive entran grandes corporaciones cuyas políticas de trabajo son: abogados que conocen el derecho y abogados que conocen a los jueces.

Savater refería que el juez debía ser prístino y modelo en su entorno, lo cual conlleva a una alta exigencia respecto de los jueces que entran en el Poder Judicial.

Los intentos de corrupción más fuertes también provienen del poder político, nivel en el cual no solo basta un juez preparado sino se exige gremios fuertes de jueces. Para ello, debe cultivarse la transparencia y la publicidad en todos sus aspectos: resoluciones, actos judiciales y transparencia de las concepciones.

Y esa protección inclusive conlleva proteger a los jueces de las mafias como el narcotráfico, las cuales pueden inclusive amenazar la vida de los juzgadores.

Por tanto, no solo bastan las virtudes del juez sino son exigibles planes de trabajo de las judicaturas. La rapidez en los trámites también representa una eficaz lucha contra la corrupción.

 

Relator: Luis Alberto Salas Dimenza (Argentina). Vicepresidente Financiero de REDLAJ.

Resumió a grandes rasgos las ponencias efectuadas. Agregó que se trata de un fenómeno social que exige toma de decisiones frente a escenarios de ausencia de imparcialidad. Destacó la importancia de la lucha contra la corrupción por parte de los jueces y lo relevante que es evitar dos ámbitos determinados: los monopolios de decisión así como las esferas de arbitrios sin control.

Por último, algunos problemas que se enmarcan dentro de la corrupción son el poder del dinero y las influencias del crimen organizado, además de un aspecto central: el tema de la independencia de los jueces. El control que se debe hacer es tener cuidado: no debe ser de un excesivo nivel de la corrupción sino de equilibrio. No se debe afectar la autonomía de los jueces.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: