h1

La argumentación. Reflexión sobre una relación con el razonamiento lógico. Artículo

17 junio, 2013

LA ARGUMENTACIÓN. REFLEXIÓN SOBRE UNA RELACIÓN CON EL RAZONAMIENTO LÓGICO. 

 

Creonte le increpa a Antígona al no acatar ésta la prohibición de sepultar a su hermano Polinices por considerársele un traidor a los principios de la ciudad:” ¿Y has osado, a pesar de ello, desobedecer mis órdenes?”, Y ésta le responde: “Sí, porque no es Zeus quien ha promulgado para mí esta prohibición, ni tampoco Niké, compañera de los dioses subterráneos, la que ha promulgado semejantes leyes a los hombres; y he creído que tus decretos, como mortal que eres, puedan tener primacía sobre las leyes no escritas, inmutables de los dioses. No son de hoy ni ayer esas leyes; existen desde siempre y nadie sabe a qué tiempos se remontan. No tenía, pues, por qué yo, que no temo la voluntad de ningún hombre, temer que los dioses me castigasen por haber infringido tus órdenes.”[1]

En la cita de la tragedia griega citada supra apreciamos un razonamiento para desobedecer la ley, inspirado en principios de humanidad y en definitiva, 2 escenarios se enfrentan: la obediencia a la ley, como regla, y la prevalencia de los principios, entendido en este caso como un acto de piedad. El razonamiento jurídico hoy suele confrontar mucho de reglas y principios.

Si es cierto el aforismo de antigua data que refiere: “Caminante, no hay camino; camino se hace al andar”, figurativamente podemos usar el mismo símil para referir que no hay razonamiento perfecto, absoluto o de entera sofisticación, y que el arte- ciencia de razonar es un continuo ejercicio por construir razones, por edificar permanentemente el respeto por las reglas de la lógica y por lograr una pretensión de corrección que finalmente persuada.

Esbozar las líneas principales del razonamiento lógico y sus bases conceptuales vincula 3 conceptos centrales: el ordenamiento jurídico, los contextos de descubrimiento y justificación, así como las ideas de justificación interna y externa. La idea es destacar estas ideas centrales en la disciplina del razonamiento lógico.

Estas tareas exigen una revisión previa de las bases conceptuales del razonamiento lógico, también denominado razonamiento jurídico. La disciplina del razonamiento jurídico, más comúnmente denominada Argumentación Jurídica en el ámbito académico comparado, traduce una inquietud fundamental: que la construcción de decisiones vaya siempre acompañada de: 1) los estándares de la lógica y 2) la adecuada justificación de argumentos. 

La lógica en el razonamiento judicial resulta mucho más importante que su presentación teórica de modus ponens y modus tollens, como se le conoce en el ámbito científico, y en realidad, trasunta una importancia mayúscula: la necesidad de que las decisiones judiciales sigan una secuencia de congruencia entre la premisa mayor, la premisa menor y la conclusión. Ésta última, asumimos con veracidad, no puede contradecir a los razonamientos de las premisas mayor y menor; y a su vez, la congruencia de análisis de la premisa menor- usualmente una cuestión fáctica- no puede ser manifiestamente opuesta a la premisa mayor pues solo en caso de adecuación de las circunstancias de hecho- premisa menor- a las condiciones normativas de la regla- premisa mayor- se podrá identificar una secuencia que permita una conclusión valedera. 

En la idea propuesta, si el artículo 106 del Código Penal determina la pena de homicidio- premisa mayor- y Juan matara a Pedro- premisa menor- se dan las condiciones adecuadas para aplicarle una pena a Juan, en razón del homicidio de Pedro. Y no obstante lo afirmado, en el mismo caso anterior, ¿qué sucedería si Juan hubiere efectivamente matado a Pedro pero en legítima defensa? Si fuera así, no habría subsunción del hecho en el artículo 106 del Código Penal. En este caso, ya no podemos sostener la validez del razonamiento y en rigor, la lógica ya no garantiza la solidez del razonamiento jurídico.

Debemos advertir que la lógica solo nos garantiza la validez formal de las premisas pero no garantiza la verdad material de las mismas en tanto solo nos informa una verdad formal, basada únicamente en el sentido de afirmación, no de constatación, de las premisas.   

El razonamiento jurídico demanda pues una adecuada secuencia de la construcción del razonamiento judicial, y este aspecto nos conduce a una segunda cuestión: la adecuada justificación de las decisiones, la cual se expresa a través de argumentos.

Por tanto, veamos que la argumentación no es una tarea sencilla de exponer razonamientos silogísticos  y no más. Y tampoco es valedero el razonamiento de Protágoras, bajo caracteres de relativismo particularista en el sentido de que el hombre es solo la medida de todas las cosas, acaso conduciéndonos a que no se puedan fijar criterios de razonamiento universal. La argumentación es en realidad mucho más y es tarea de los intérpretes satisfacer las exigencias de justificación y construir permanentemente buenas razones.

Edwin Figueroa Gutarra

Doctor en Derecho

Publicado en JURIDICA 460, El Peruano, 11 de junio de 2013


Anuncios

One comment

  1. En la argumentación jurídica o razonamiento jurídico, las decisiones judiciales deben estar, inmersas en los estándares de la lógica, asi como también tener adecuada justificación; puntos fundamentales para establecer un criterio justo o debido.



Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: