h1

Los derechos fundamentales en la Constitución de 1993. Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo. Chiclayo, 04 de febrero de 2015

5 febrero, 2015

Estimados amigos:

Por gentil invitación del Centro de Capacitación Justicia y Razón de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional Pedro Ruiz Gallo, desarrollamos la ponencia “Los derechos fundamentales en la Constitución de 1993” ayer 05 de febrero del año en curso en el Auditorio de la Facultad del citado centro de estudios.

Abordamos la preocupación por definir los derechos fundamentales y al respecto, siempre es oportuno citar, para estos efectos, el caso Anicama Hernández, ejecutoria de nuestro Tribunal Constitucional que se puede leer en TC 1417-2005 Pensión Concepto de derechos fundamentales, fallo que trabaja los lineamientos materiales más importantes para entender un derecho fundamental.

Proponer el concepto de derecho fundamental es una tarea ciertamente compleja pues es importante definir, conforme a Peces Barba, cuáles son los componentes de juridicidad y  oralidad que identifican a un derecho fundamental. Y más aún hoy, cuando el modelo contemporáneo del Estado Constitucional se pone a prueba, vívidamente, cuando el Estado Islámico en lugares como Siria e Irak, ha optado, y ésa fue nuestra reflexión inicial de ayer, por decapitar a rehenes de Occidente, y quemar vivos a enemigos árabes, como sucedió con la publicación en primera plana en el diario “El Comercio” de ayer respecto al piloto jordano Muaz Kasasbeh (Vid   http://elcomercio.pe/mundo/terrorismo/estado-islamico-quema-vivo-al-piloto-jordano-que-tenia-rehen-noticia-1789007).

Si ello ocurre en otras partes del mundo, en clara trasgresión de los elementos básicos, liminares y de entrada del debido proceso, uno de cuyos contenidos es un juicio justo, con las garantías que ofrecen los instrumentos internacionales, entonces la definición de derechos fundamentales se pone a prueba en todo orden de ámbitos, pues exige incluir en las vulneraciones a sus espacios, estas situaciones de suyo anómalas respecto a los derechos mínimos tutelados por los instrumentos internacionales.

Ello nos conduce a desaprobar, con énfasis, tal tipo de situaciones y a elaborar estrategias, ya no solo locales sino globales, por la observancia y respeto irrestricto de los derechos de toda persona involucrada en un conflicto, respecto a la cual los Convenios de Ginebra fijan un techo mínimo de concesiones.

¿Nos falta entonces trabajar más en la dimensión material , real y tangible del Derecho Internacional Humanitario? Dejamos esta pregunta como inquietud.

Saludos cordiales,

Edwin Figueroa Gutarra

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: