h1

XII Congreso Iberoamericano de Derecho Constitucional Bogotá, Colombia. 18 de setiembre de 2015. Mañana

18 septiembre, 2015

Universidad Externado de Colombia.

18 de setiembre de 2015. mañana

 

La jornada arrancó con un sentido homenaje a los Dres. Carlos Restrepo Piedrahita y Fernando Hinestrosa, por su contribución notable al Derecho Constitucional en Colombia. Se proyectaron diversas imágenes de su vida y obra, así como tuvieron lugar varias alocuciones de gratitud, a cargo de diversos profesores de la Universidad de Externado, en referencia a la labor de estos insignes maestros.

 

Sesión tema 6

Los nuevos retos de la organización territorial

 

 IMG_0799

 

Paloma Bigino. Profesora de la Universidad de Valladolid (España)

La autonomía territorial como instrumento de democracia; participación poderes y garantías.

El tema de la territorialidad es un asunto muy importante en Europa. En América Latina, hay rasgos federales importantes. Argentina, México y Brasil son ejemplos de este avance. Una pregunta importante es: ¿son verdaderas las diferencias y distinciones entre los Estados que reconocen autonomía y los Estados federales?  La distinción no es tan clara. Hay Estados federales que proclaman la unidad e indivisibilidad de la nación y hay entidades autonómicas que tienen más competencias que los Estados federados. De esta forma, los modelos territoriales están en permanente proceso de transformación.

Para hacer frente a estas dificultades se parte de dos presupuestos: primero, una manera amplia de entender el federalismo, es decir, éste existe cuando tanto el centro como las otras entidades territoriales disponen de la capacidad de dictar leyes; en segundo orden, hay una conexión entre autonomía y democracia. De esta forma, en algunas ocasiones la autonomía intenta dar respuesta a reivindicaciones de identidad nacional. Pero en todos los supuestos, la autonomía se equipara a democratización.

Los Estados federados reconocen importantes grados de autonomía: asambleas legislativas electivas y poderes ejecutivos elegidos por éstas o por los ciudadanos.

En muchas ocasiones carecen esos sistemas de un poder judicial integrado. Hay que anotar, sin embargo, que hoy es exigible un Poder Judicial independiente, sometido solo al imperio de la ley y el derecho.

Otro tema a tratar es el de dificultades en términos democráticos. Algunos de ellos son el caciquismo o el clientelismo, verdaderos elementos de distorsión. Por ejemplo, desequilibrios de poder con el apoyo de gobiernos locales. También estos sistemas pueden generar disputas en el aspecto de competencias. El Estado central no puede y no debe disponer de las competencias de las nuevas entidades territoriales.

Mi intervención concluye basándome en dos consideraciones finales: muchas de las expectativas que se querían cumplir con la creación de estos Estados, sin embargo, se han alcanzado. De otro lado, no existe un camino de rosas al respecto. Es exigible reforzar las estructuras de los Estados federales. Por tanto, se impone la necesidad de propiciar consensos.

Una segunda consideración es más crítica: pueden presentarse problemas de identidad regional.

 

Ernesto Blume Fortini. Magistrado del Tribunal Constitucional

Organización territorial del poder en el Perú a partir de la descentralización

Tratamos de reflexionar a partir del fenómeno de la globalización sobre la centralización y descentralización del ejercicio de las competencias políticas en los Estados unitarios.

Preguntamos: ¿han alcanzado estos Estados una verdadera descentralización del poder? ¿Van de la mano la institucionalidad y la democracia?

Perú vive aún bajo el rasgo de un país centralizado. 30% de la población nacional de 31 150, 000, es decir, casi 9 millones, vive en Lima. Las razones de este fenómeno son múltiples y ancestrales: tiene que ver con sus orígenes y su azarosa historia así como con el rol de la clase política.

Tenemos aún un Estado en formación, carente de un sentimiento constitucional. El constituyente optó por un Estado unitario pero con la vista de la descentralización como situación de autonomía administrativa.

La Carta de 1979 y otros empeños han significado un doble lenguaje, caracterizado por una prédica descentralista, frente a una praxis centralista. La explicación a ello es la desconfianza del Gobierno Nacional en la posibilidad de que los Gobiernos Regionales y Locales puedan asumir su propio destino.  Ello representa una dicotomía que exige análisis.

Desde la Constitución de 1993, el Perú ha seguido una ruta de gobiernos democráticos, identificándose la misma tendencia antes señalada: no va de la mano la institucionalidad pues sigue predicándose descentralismo pero aplicándose centralismo, lo cual revela una prédica  incongruente.

En la decisión 020-2005-PI/TC, un pronunciamiento relevante del Tribunal Constitucional de Perú, se consagra la tendencia hacia la descentralización. Por ello, no puede subyugarse, bajo la fórmula del Estado Unitario, la orientación de descentralización consagrada por la Carta Fundamental así como en los fallos del Tribunal Constitucional. Nuestra Constitución, según el Tribunal, implica autonomía política, cuestión que no se ha venido observando en la praxis.

Los Estados tienen retos de envergadura frente a la globalización. Implican confiar y respetar. Es respetar el cuadro de asignación de competencias, sin dejar de apoyar. Demanda también romper con la penosa desconfianza hacia el Estado, un aspecto a trabajar aún muchísimo.

Tocqueville enseñó en 1835 que en la comuna es donde reside la fuerza de los pueblos libres. Las comunas son a la libertad lo que las escuelas primarias  vienen a ser a la ciencia. Son reflexiones que merecen profunda reflexión.

 

Guillermo Rivera Florez. Consejero de la Presidencia para los Derechos Humanos

El modelo de ordenamiento territorial y el post conflicto

Colombia vive un Estado de post conflicto tras una situación de desequilibrio ya de cincuenta años. En el fondo del conflicto, el modelo de organización territorial presenta un debate geopolítico, pues las FARC, el ELN y otros movimientos, ocuparon territorios que en su momento presentaban el menor nivel de desarrollo. Esto tiene una relevancia notoria pues nos preguntamos qué va a ocurrir en esos territorios cuando el conflicto concluya vía una paz estable y duradera.

Así nos preguntamos cuáles van a ser las posibilidades de esas zonas para su desarrollo político, económico, etc., y cuáles van a ser los requerimientos al Estado al respecto. Habrá que examinar cuál será la situación de estos territorios si presentan una condición de dependencia. Y aquí habrá que examinar si serían capaces de mantener una paz duradera.  Sobre ello presento mis dudas.

Sartori reflexionaba en “¿Qué es la democracia?” sobre la igualdad, y recordaba a Aristóteles para decir que la igualdad aritmética era una cuestión de identidad. Pero en política, decía el maestro italiano, lo que hay que construir son sistemas compensatorios recíprocos. Esa reflexión sobre igualdad debe traerse a la discusión de las necesidades territoriales de este país. No hay un modelo homogéneo de desarrollo territorial sino la autonomía territorial presenta más bien diversos grados: unos territorios se desarrollan mayormente y otros quedan sumidos en el atraso. Esas diferencias han profundizado las desigualdades.

¿Qué hacer frente a estos casos? Ideas a plantear son: fortalecer el poder local, fomentar la participación ciudadana, superar la inequidad interregional e intrarregional e impulsar condiciones para el establecimiento de una economía de  mercado.

Como conclusión, considero que la superación del conflicto armado representa la oportunidad histórica de llevar a la realidad los contenidos democráticos y la autonomía territorial. Se trata de oleadas democráticas que deben significar un gran esfuerzo para superar los precarios estados de desarrollo que hoy aún nos afectan.

Se formó, al final, un panel para la discusión de los temas abordados.

 

 

Sesión temática No. 8

La economía y el Estado aparato

 

 IMG_0812

 

Luciano Parejo. Universidad Carlos III de Madrid

Las trasformaciones en el curso del Estado constitucional

En el mundo global actual existen resistencias frente al fenómeno de la homogenización. Este fenómeno determina una incapacidad progresiva de la política para atender estos cambios y determina transformaciones en el Derecho del Estado como ordenamiento. Los Estados están aún en plena fragua.

El Estado se encuentra en declive en nociones sobre su soberanía. Se internacionalizan algunas cuestiones que no es posible atender.

Todo esto produce una alteración grave, produce problemas de adaptación del Estado y de su entorno. Vemos un desorden global y se producen problemas de seguridad, así como se configuran más riesgos colectivos.

No es extraño que los últimos 20 años hayan sido de privatización en el orden global. A esto se suman grandes cambios en la tecnología. Se supera la noción del Derecho estatal, hay una transformación de sus fuentes. Hay variaciones del Estado y por tanto, del Derecho. Por  otro lado, hay una debilitación de la potencia ordenadora, lo cual traduce problemas de gobernanza.

¿Cuáles son las consecuencias? Problemas en la adaptación del Estado a los nuevos contextos. También una aprobación del Estado para el cumplimiento de sus cometidos. Se produce así una mutación de nuestro Estado constitucional. Esta transformación tiene lugar en el cumplimiento de las tareas públicas. Su manifestación más acusada es la privatización de sectores de relevancia económica.

Se habla del Estado abierto, del Estado garante de la prestación de bienes y servicios. Son formulaciones ambiguas en relación al Estado mínimo neoliberal.

En Europa se viene consolidando la idea del Estado prestador de garantías sociales.

Se reflexiona si todo lo que debe hacerse desde la Constitución respecto a los cambios solo sea tarea del Estado, o si también tienen competencia los privados. Nos preguntamos cómo valoramos aquí el perfil de los derechos económicos y sociales. El Estado debe proteger estos derechos fundamentales frente a las amenazas a los mismos.

Considero que el Estado social debe garantizar determinados cometidos, que ciertos bienes sean competencia del Estado. Esto implica la responsabilidad en su mantenimiento por parte del Estado. Esto se desagrega en la responsabilidad última de garantía, es decir, de sustitución de bienes por parte del Estado.

 

Marcelo Figueiredo (Brasil)

Hablar de economía y su relación con el Estado es aludir a problemas estructurales. Se debe analizar  los temas de distribución y renta y los comportamientos económicos al respecto. La mayoría de nuestros países ha visto su desarrollo económico muy marcado por la evolución europea.

No tenemos esclavitud en sentido literal pero sí en otros sentidos, dadas relaciones de dependencia. Las economías continúan dominadas por intereses extractivos. Encontramos situaciones de concentración del poder. Los intereses del Estado y de los monopolios privados están estrechamente asociados en toda la historia económica de América Latina.

Los pésimos estándares de distribución de renta se traducen en pobreza metropolitana, sobre todo para los descendientes del trabajo servil, el negro y el indio.

Necesitamos valorar el Estado nacional en América Latina. Tenemos condicionantes normativos llamados de soft law. Es exigible productividad respecto del sector privado. Cada país tiene un sistema para regular la economía. En EE.UU., el juez Holmes señaló ya en 1905 algunos límites respecto al rol de la economía.

Uno de los problemas más agudos de América Latina sigue siendo la desigualdad social, que no puede ser tolerada en un sistema basado en la dignidad de la persona sin fracturas en el sistema democrático. ¿O alternativamente el Derecho debe cambiar? Critico que nuestras Constituciones sean excesivamente detallistas respecto a los sistemas económicos.

 

Julio César Ortiz. Universidad Externado de Colombia.

Las nuevas Constituciones y la destrucción paulatina de la Constitución Política.

Nos preguntamos en Colombia si se debe modificar el diseño constitucional una vez superado definitivamente el conflicto armado. Entre los años 1988 y 1992 tuvieron lugar importantes modificaciones en el orden legal en nuestro país. Antes de la Constitución de 1991, había muy pocos servicios en este país. Desde la dación de la Constitución  última, se produjo un importante impulso de los servicios públicos en general.

Tuvo lugar, por parte de nuestro país, un importante diálogo jurisprudencial, con España, Alemania y EE.UU., lográndose consolidar un importante sistema de economía social de mercado, también en servicios públicos. La jurisprudencia logró consolidar una nueva fisonomía con relación al perfil de los derechos fundamentales tutelados en forma directa o indirecta por los servicios públicos.

Considero que diversas instituciones han destruido esta perspectiva de solidez. La Corte Constitucional de Colombia ha emitido decisiones cuestionables en relación al impacto fiscal, subordinando la tutela de derechos respecto al principio de la sostenibilidad fiscal. Importante es preguntar: ¿deben subordinarse las decisiones jurisdiccionales a las consultas con el Gobierno respecto al impacto fiscal?

Se suprime así una verdadera dinámica de la política. Se generan pseudo partidos que solo convalidan políticas no correctas. Debemos garantizar que la política se haga conforme a la política y no en función de las directivas de los gobiernos de turno.

Se formó, al final, un panel para la discusión de los temas abordados.

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

A %d blogueros les gusta esto: