Archive for the ‘m. Archivos importantes revista virtual IPSO JURE’ Category

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 55, noviembre 2021

2 noviembre, 2021

 

Estimados amigos:

En esta edición de IPSO JURE 55 noviembre 2021 incluimos, entre otros artículos de interés, una semblanza que desarrolla el profesor Manuel Atienza Rodríguez (España) respecto de Genaró Carrió, filósofo argentino, uno de los autores que más ha influido en su obra, concepciones y pensamiento. Las palabras de agradecimiento, admiración y reconocimiento al famoso pensador latinoamericano, por sí solas, destacan la influencia que ejercen las enseñanzas de quienes fueron artífices en la formación de nuestros conocimientos. Recomendamos, de forma muy especial, la lectura de estas anécdotas de vida, devenir y reflexiones que destaca Atienza.

Igualmente, incorporamos un estudio del Director de esta revista, a propósito del Bicentenario peruano, en referencia específica a la evolución de la noción de derechos fundamentales en nuestras Constituciones. El trabajo incluye la tesis de configuración de los derechos fundamentales, a partir de las nociones de derechos públicos subjetivos, aporte alemán, y libertades públicas francesas, ejes que incluso se remontan a la idea de derechos subjetivos lineales, como esbozo primigenio de los derechos fundamentales hoy ampliamente reconocidos.

 

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

La admiración por nuestros maestros es siempre un valor añadido en las tareas académicas docentes, y desde esa perspectiva, reconocer el liderazgo de las ideas de quienes influyeron en nuestro pensamiento, siempre nos conduce a escenas de hondo significado que trasuntan, entre otros tantos signos, los de reconocimiento, amistad y acercamiento de reflexiones sino de coincidencias manifiestas.

Vienen estas palabras a propósito de un valioso artículo que incluimos en esta edición y en el cual el mismo Manuel Atienza Rodríguez, nuestro guía forjador de siempre en la disciplina de la Filosofía del Derecho, se expresa con admiración de Genaro Carrió (Argentina, 1922 – 1997), uno los maestros que influyó en sus orientaciones académicas a propósito de esta disciplina, y con quien tuvo un trato personal que consolidó varios de los perfiles de cimiento de sus ideas en el tiempo.

Y cuanto queremos rescatar de las ideas que el maestro Atienza nos expresa en este número, nos reconduce a la idea de formación conceptual que representan nuestros primeros grandes maestros. Es singular y emotiva la nota final de su reflexión cuando alude a que, si pudiera recomendar a un alumno de la Escuela de Alicante, donde él es director del Área de Argumentación Jurídica, respecto al pensamiento de un autor como tema de una Tesis Doctoral, sin duda la obra a analizar sería la de Genaro Carrió.

Y es verdad que Argentina ha aportado a la Filosofía del Derecho del mundo latino no solo el pensamiento de Carrió, sino también las de un considerable número de autores, entre los cuales podemos mencionar a Carlos Santiago Nino, Eugenio Bulygin (nacido en Rusia pero formado en Argentina), Ernesto Garzón, Carlos Cossío, entre muchos otros, a tal punto que, en uno de sus trabajos académicos, Atienza se refiere a Buenos Aires como la Atenas de Sudamérica, y dice además que si los filósofos atenienses fueron los grandes educadores de la Hélade, los iusfilósofos argentinos podrían serlo de los juristas latinoamericanos.    

Se trata, advertimos, de frases elogiosas que no solo constituyen una deferencia sino un reconocimiento al liderazgo de tantos maestros de la nación sudamericana que, aún en medio del difícil contexto de la crisis económica de la centuria pasada, mantuvieron una línea de pensamiento que representa nuestro aporte sustancial como continente a la Filosofía del Derecho del mundo latino, ámbito al cual Atienza propone se adscriban, también, España, Portugal e Italia, dadas las coincidencias y raíces idiomáticas comunes.  

Carrió representa en ese propósito, sin duda, una de las bases del pensamiento filosófico contemporáneo, además de un pensador y gran teórico del Derecho, y como tal, las expresiones de reconocimiento de Atienza constituyen un agradecimiento inmaterial valioso para quienes sobre cuyos hombros nos apoyamos para la forja de nuestras ideas.

Alguna vez le preguntaron a Peter Häberle por sus ideas y él replicó que les debía mucho a los gigantes de Weimar- Kelsen, Schmitt, Heller y Smend- pues éramos todos nosotros, en realidad, solo discretos enanos que necesitábamos apoyarnos en los hombros de los gigantes para poder ver más lejos. Quizá esa anécdota es valiosa, con énfasis, para Carrió respecto a Atienza y todos quienes alguna vez hemos leído un poco sobre el filosofar en Derecho. Sin apoyarnos en los hombros de Carrió, quizá tengamos dificultades para poder ver el horizonte de los pensamientos. Y sobre sus hombros, el panorama es mucho más claro. De ahí nuestro agradecimiento.  

Hasta la próxima edición. 

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 55 consignamos los siguientes artículos:

 

Bicentenario y derechos fundamentales

Edwin Figueroa Gutarra

 

Prólogo para un libro sobre Carrió “Notas (al margen) sobre Derecho y lenguaje”

Manuel Atienza Rodríguez

 

El necesario control del poder punitivo en los delitos contra el patrimonio por parte de las agencias judiciales penales

José Ernesto Coca Caycho

 

Análisis de la aplicación del error de prohibición indirecto vencible en la casación n° 466 – 2017/Lambayeque

Gian Pierre Alcántara Villanueva

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: 

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/99cb328044b89fc4b534b5c9d91bd6ff/IPSO+JURE+55.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=99cb328044b89fc4b534b5c9d91bd6ff

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Internacional de Magistrados, llega, además de Perú, a importantes destinos de Iberoamérica.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 56, edición febrero 2022, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 07 de enero de 2022.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 54, agosto 2021. Día del juez

3 agosto, 2021

   

 

Estimados amigos:

Difundimos el presente número 54 de IPSO JURE en una fecha conmemorativa además de trascendente para el corpus iuris de Perú, y se trata del día del Juez, ocasión en que conmemoramos que, el 04 de agosto de 1821, el Libertador José de San Martín dispuso la creación de la Alta Cámara de Justicia, la misma que sustituyó a la Real Audiencia española. Esta decisión del Protector constituyó el antecedente de la actual Corte Suprema de Justicia de nuestro país.

Destacamos, en especial, que uno de nuestros artículos – el juez perfecto- es una semblanza que hace Manuel Atienza Rodríguez, reconocido profesor de la Universidad de Alicante, del magistrado Perfecto Andrés Ibáñez, uno de los más prestigiados jueces del Tribunal Supremo español. De él dice que son sus méritos asumir una responsabilidad institucional en lo que hace, así como esforzarse para que la institución a la que pertenece sea la mejor posible. Le atribuye, igualmente, el florecimiento en el país ibérico de los estudios doctrinales sobre argumentación durante los últimos años. Se trata pues de una valoración extraordinaria cuya atenta lectura recomendamos, y que merece destacarse, mucho más en esta fecha conmemorativa de trascendencia para toda la jurisdiccionalidad.

 

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Volvemos a una edición del Día del Juez en Perú, pero esta vez seguimos en pandemia, aunque esta vez parecería avizorarse un mejor panorama pues las cuotas de vacunación en todo el mundo avanzan a paso célere. Ello nos refiere un contexto de esperanza pues, verdaderamente, todos extrañamos nuestra vieja normalidad y, sin embargo, es muy probable que ciertas modalidades virtuales se conserven dada su eficacia.

En desarrollo de la idea anterior, observemos, a estas alturas de la pandemia y en cuanto concierne al trabajo de los jueces, pues este es el giro enfático en esta edición, que el desenvolvimiento de audiencias virtuales, a pesar de las observaciones y resquemores iniciales, ha logrado un importante avance material en el aspecto de acceso a la justicia. Antes, en el antiguo esquema presencial, podían frustrarse las audiencias por el simple hecho de la dificultad de las partes, cualesquiera que fuere, para apersonarse a las salas de audiencias, y tomar parte activa en las diligencias.

Hoy, y lo pueden corroborar muchos colegas jueces, son pocas las audiencias que se frustran pues desde cualquier dispositivo, no importando la distancia, pueden los abogados y las partes conectarse a las audiencias, consolidándose de esa manera, y de mejor forma, el derecho de defensa, en la medida que ya no ocurre la indefensión misma que algunas veces el sistema presencial configuraba. Este aspecto, sin duda, constituye un avance sustantivo en el concepto de acceso a la justicia y ello merece ser valorado.

Desde otra dimensión, y ya lo ha anunciado la actual presidenta del Poder Judicial, la Dra. Elvia Barrios Alvarado, se viene trabajando con fuerza la Inteligencia Artificial IA para coadyuvar en las tareas judiciales. En propiedad, ya estábamos trabajando el Expediente Judicial Electrónico EJE y era una perspectiva progresiva apuntar a una digitalización de las actividades judiciales y, sin embargo, la pandemia terminó por acelerar, exponencialmente, las metas de trabajo al respecto.

Tuvimos ocasión de participar en julio de 2021 en un Encuentro Nacional de Jueces y es de resaltar que en una de las ponencias, el Dr. Juan Gustavo Corbalán, experto argentino en estas materias y el artífice de un exitoso programa de IA denominado Prometea, nos demostró a través de un algoritmo, la posibilidad de pasar el PDF completo de un expediente por el examen algorítimico del programa respectivo, y en solo 10 segundos se logró un resumen bastante completo en PDF, de un examen que podía abarcar para el humano promedio unos 90 minutos de labor. Y la efectividad del resumen ciertamente podía llegar a un 90% e, incluso, podía distinguirse el uso de programas con mediana y alta intervención humanas, es decir, según la materia podía corroborarse si debía intervenir la supervisión humana.

Ciertamente quedó en el tintero la cuestión de si el algoritmo pudiera acaso desarrollar también buenos estándares de semántica y sintaxis, y si eventualmente pudiera configurar un borrador de sentencia. Por supuesto que nuestro enfoque hoy, a 2021, nos diría que esa tarea resulta previsiblemente casi imposible y, no obstante, la pregunta de oro es, más bien, cuánto tiempo ello seguirá siendo una posibilidad negada.

En perspectiva, los sistemas de IA avanzan a pasos agigantados. De seguro es muy escasa la posibilidad de una skynet que pudiera destruir a la raza humana y, a pesar de lo afirmado, debemos atender a que cada vez más se perfeccionan los sistemas de machine learning, de deep learning, es decir, muy avanzados programas de informática que representan un alto nivel de eficiencia de operar en la forma en que lo hacen los humanos, unos programas reproduciendo un tanto más actividades mecánicas, pero los otros yendo a desarrollar esbozos de asociación de conceptos respecto de sistemas de redes neuronales.

De seguro podríamos concluir que la actividad del cerebro humano es irreproducible pues los 100,000 millones de neuronas que aloja cada cerebro humano desarrollan complejas sinapsis, es decir, relaciones de conexión. Sería muy irreal, igualmente, que la máquina pudiera pensar como los seres humanos y, sin embargo, es pertinente nos preguntemos qué nos depara la IA en 50 o 100 años más, los cuales tampoco son un futuro tan lejano.

Nos contentamos con que las máquinas no nos reemplacen a nosotros los jueces y que, por el contrario, signifiquen valiosos instrumentos de apoyo para hacer más eficiente la tarea de impartir justicia, y que se convierten en poderosas herramientas de apoyo a nuestro trabajo, cada día, en cada audiencia, em cada controversia. Ese es el objetivo que hoy nos corresponde trabajar, parafraseando un poco a Ortega y Gasset ,quien afirmaba que el hombre es su ser y sus circunstancias. 

Hasta la próxima edición. 

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 54 consignamos los siguientes artículos:

 

Pandemia, gobernanza y derechos humanos

Edwin Figueroa Gutarra

 

El juez perfecto

Manuel Atienza Rodríguez

 

Los acuerdos de accionistas y su carácter vinculante, a propósito de su inclusión dentro del soft law o hard law

Edgardo Alberto Salazar Chavesta

 

¿Cuándo no configura el tipo penal de agresiones contra integrantes del grupo familiar? A propósito del pronunciamiento de la Sala Penal Permanente de la Corte Suprema de la República en el Recurso Nulidad N.º 2030-2019/Lima

José Ernesto Coca Caycho

 

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: 

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/177645804394d8f7841d876745cba5c4/IPSO+JURE+54.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=177645804394d8f7841d876745cba5c4

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Internacional de Magistrados, llega, además de Perú, a importantes destinos de Iberoamérica.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 55, edición noviembre 2021, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 01 de octubre de 2021.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

 

 

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 53, mayo 2021. 101 Aniversario de Corte  

15 mayo, 2021

        

Estimados amigos:

Escribir con tristeza no es una regla usual en términos generales y, sin perjuicio de ello, nos embarga esa humana emoción en el envío de esta edición, en atención a los múltiples decesos de varios colegas en los últimos tiempos. Seis jueces han fallecido en esta sede judicial, entre cesantes y activos, desde diciembre de 2020: los jueces superiores en retiro Manuel Huangal Naveda y Ricardo Ponte Durango, y el juez especializado Franklin Rodríguez Castañeda, cuya muerte fue la última en acaecer. Igualmente fallecieron los jueces activos Oscar Burga Zamora, juez superior cuya Presidencia culminó en diciembre de 2020, así como los jueces de paz letrados Miguel Peralta Lui y Edwin Siaden Díaz.

Son pérdidas muy sentidas pues se trata de compañeros de trabajo y, sin embargo, la vida debe continuar, pues esa es la naturaleza humana y es, a su vez, un imperativo categórico que no podemos eludir el hecho de que nos acomodemos ante la fatalidad y prevalezca nuestro instinto de supervivencia.

Vaya entonces esta edición  de aniversario de nuestra Corte en homenaje a la memoria de nuestros queridos amigos y colegas, cuyo ejemplo de entrega al trabajo y dedicación incondicional a la institución, representa una máxima de vida que nos legan como enseñanza.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Estimados amigos: 

Teníamos la marcada esperanza y quizá algo realista deseo de que este 2021 la pandemia amainara considerablemente y que pudiéramos rescatar, de alguna forma, algo de nuestra vieja normalidad. Sin embargo, los resultados y diagnósticos de evolución del COVID 19 siguen siendo de considerable preocupación, y las cifras de muertes en nuestro país y en el mundo, hacia mayo del año en curso, continúan imparables, sin mostrar una necesaria y esperada tendencia a la baja. Pensamos, para el caso peruano, que el pico de la segunda ola de la pandemia en 2021 pudiera ser menor al de la primera ola en 2020, más aún cuando ya parte de la población ha comenzado a vacunarse, y no obstante ello, este inicio de inmunización en sectores de ciudadanos vulnerables, así como de quienes constituyen una primera línea de servicio a la comunidad, no refleja que las cifras apunten a una disminución de los riesgos de contagio.

Nos queda pues aprender a convivir con la enfermedad y, entretanto, somos conscientes de que la vida debe continuar, y de ahí que nos pongamos en la posición de seguir pretendiendo cumplir nuestros estándares de trabajo, ahora desde la perspectiva de una virtualidad que incide en nuestras vidas de modo gravitante. Hoy, quienes hemos optado por una carrera de vida en el servicio judicial, hemos visto transformarse nuestras audiencias presenciales en audiencias virtuales, y de la misma forma, los expedientes físicos respecto de un caso, poco a poco ceden su paso, progresivamente, hacia expedientes virtuales que no son sino nuestros casos en formato pdf. Incluso el desarrollo de un proceso hoy es manejado, en gran medida, a través de mesas de partes electrónicas, cuya razón de ser es, con creces, evitar rasgos de presencialidad pues los mismos son posibles medios de contagio.

La situación descrita nos pone en una situación de pensar el futuro del corpus iuris a partir de una tasa de virtualidad determinante. Incluso, desde otro lado, toda la capacitación ha sido derivada a plataformas de Zoom y Google Meet, con lo cual perdemos, de alguna forma, esa interacción personal tan cara que hoy asemeja un recuerdo que no hemos de recuperar en un corto plazo, sino solo en cuanto las condiciones sanitarias mejoren.

No obstante esos avatares, esta edición de IPSO JURE sigue impertérrita en su propósito de recordar un aniversario más del levantamiento de columnas de nuestra institución, y cumplimos 101 años de existencia el 23 de mayo del año en curso. Es un tiempo de vida institucional que nos permite hacer balances y que nos hace reflexionar sobre la importancia de la evolución del servicio judicial en esta parte del país. Somos muchos jueces honestos los que ponemos el hombro para que el servicio de justicia se realice adecuadamente y en ese propósito, 10 décadas de vida y algo más, nos permiten lograr un balance con saldo positivo: somos una de las Cortes más importantes en el Perú, y el tesón de trabajo de los jueces de esta región, a pesar de las dificultades de la pandemia, nos permite sostener uno de los cuadros de producción jurisdiccional más relevantes del país.  

Por otra parte, 53 ediciones reflejan un afán por continuar a pesar de todos los obstáculos en fases presencial y virtual. Sin embargo, es preciso anotar un detalle: nuestro esquema virtual, desde la primera edición allá por mayo del año 2008, ha sido enteramente virtual y, algunas veces, en ocasiones en que se habilitó presupuesto de envergadura, salimos en formato impreso. Sin embargo, somos conscientes de que las partidas presupuestarias en el Estado son muy limitadas y de allí que muy pocas ediciones, solo por aniversario o bien en el Día del Juez, hubieren alcanzado el formato físico.

Y sobre el tesón de trabajo, simplemente nos queda una valiosa anécdota con nuestro extinto Presidente de Corte Dr. Oscar Burga Zamora, quien falleciera hace pocos meses: en una de las reuniones de diagnóstico de la revista allá por el año 2019, se pone a revisar los números que habíamos publicado y el comentario suyo fue directo en relación al suscrito como Director de la revista: «El Dr. Figueroa no se cansa, ¿no?». Esta interrogante puede ser hoy respondida a nuestro querido, apreciado y recordado interlocutor: no nos cansamos, ni ayer, ni hoy, ni mañana.               

Hasta la próxima edición.

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

 

En este número 53 consignamos los siguientes artículos:   

 

La ratificación de jueces en Perú: ¿es compatible con la independencia judicial?

Edwin Figueroa Gutarra

 

Las acciones fantasmas en la compensación de ejecutivos. A propósito de las estrategias de gobernanza

Edgardo Alberto Salazar Chavesta

 

Análisis de circunstancias o medios que den gravedad a un hecho, a fin de calificarse como delito o falta, ello a la luz de la jurisprudencia nacional, doctrina y práctica judicial

Juan José Herrera Sánchez

 

La rebeldía en los procesos de alimentos: criterios para la admisión de medios probatorios del declarado rebelde

Carlos Antonio Hoyos Alayo

 

A propósito del Covid 19: el desafío de la protección del teletrabajador frente a los accidentes laborales en el domicilio

Hilda Manuela Piscoya Gonzales

 

¿Son nulas las sanciones administrativas aplicadas durante el estado de emergencia?

José Ernesto Coca Caycho

 

Cuatro lecciones del ordenamiento laboral español para la futura norma peruana de teletrabajo

Luis Martín Bravo Senmache

 

Conflictos en los penales del país a raíz de la emergencia sanitaria por el Covid-19. La situación en la que viven miles de personas, que deja una puerta abierta a los beneficios penitenciarios

Estefany Carrión Suarez

 

El enlace web a esta edición es el siguiente:

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/5769690042a7ec5f9058b85aa55ef1d3/IPSO+JURE+53+Archivo+final_.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=5769690042a7ec5f9058b85aa55ef1d3

 

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 54, edición agosto 2021, centésimo primer aniversario de creación de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 04 de julio de 2021.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

 

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 52, edición febrero 2021

10 febrero, 2021

 

 

Estimados amigos:

Nos es grato presentar, a casi un año de la pandemia, la edición 52 de nuestra revista virtual IPSO JURE, febrero 2021, la misma que aborda, entre otros enfoques, una visión de las implicancias del COVID 19 respecto al ámbito de la justicia, y a partir de los nuevos retos que plantea la pandemia, la exigencia de nuevos enfoques que plantea la justicia digital. Al respecto, son de destacar las experiencias de justicia digital de Colombia, Argentina y Estonia, con programas y sistemas para acelerar la resolución de miles de casos desde la idea de un apoyo mayoritariamente virtual.

De otro lado, nos acompaña la pluma siempre actual del profesor español Manuel Atienza, quien discierne, en un excelente ensayo, sobre ideas del pensador británico Isaiah Berlin, a partir del poeta griego Arquíloco, a propósito del pensamiento centrípeto (erizo), que se concentra en una sola verdad central, y el enfoque centrífuga (zorro), que contempla diversas escenas del pensamiento. Estas figuras son llevadas al campo de los juristas, donde se distingue la unidad del valor ético y moral, lo que implicaría la figura de la concentración del pensamiento, propio de Hans Kelsen (un enfoque erizo). y el pluralismo moral, entendido en el ámbito del pensamiento de Norberto Bobbio ( un enfoque zorro).

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Estimados amigos: 

Muchos de nosotros pensamos que la pandemia que hoy nos aflige pudiera durar a lo sumo unas semanas o meses, mas no que se acercara a un año o más, y a la fecha en que redactamos estas líneas, afrontamos el agravante de que las cosas pudieran tender a empeorar, pues en tanto en estos tiempos Europa sufre los embates de una tercera ola del virus, Latinoamérica y otros continentes se decantan en medio de una segunda ola que vuelve a poner en jaque los sistemas sanitarios y además, endosa una compleja factura en lo económico, dada la suspensión de múltiples actividades que precisamente se basaban en la interacción entre las personas.

Todo indica que la situación ha de seguir siendo compleja y que únicamente nos queda armarnos de mucha paciencia, dado que incluso una vez se nos aplique la vacuna, es de advertirse que la misma per se no impedirá el contagio, sino que, afectada una persona por este mal, tan solo los síntomas de la enfermedad no desarrollarán un nivel grave, aspecto que, no obstante su complejidad, al menos en una buena noticia en parte, en tanto representa un avance cualitativo en la lucha contra el COVID. 19.

Nuestra revista misma viene sufriendo los embates de esta pandemia en la medida que han quedado restringidas las actividades de difusión presenciales en todas las Cortes Superiores de Justicia del Perú, y en tanto antes realizábamos convocatorias más abiertas y eventos directos para la proyección de ediciones y reuniones académicas, hoy solo nos quedan canales virtuales de comunicación con la comunidad jurídica. De todos modos, aún así se traten de ediciones de emergencia, creemos, y en ello va nuestra convicción, que es importante nos mantengamos en el ciberespacio con nuestras ediciones extraordinarias, en medio del contexto de dificultades que plantea el nuevo coronavirus. Y en ese esfuerzo por continuar nuestras ediciones de emergencia, llegamos al número 52, lo cual nos revela, de igual forma, el ingreso a nuestro décimo cuarto año de publicaciones trimestrales ininterrumpidas, aspecto que nos llena de honda satisfacción, pues IPSO JURE representa el trabajo tesonero de un modesto equipo de trabajo adscrito a nuestra Corte de Justicia.

De otro lado y desde esa perspectiva de colaboradores, debemos comunicar que por aciago signo del destino, acabamos de restar el aval siempre de aliento del Dr. Oscar Burga Zamora, nuestro último Presidente de Consejo Directivo de la revista y reciente Presidente de Corte, quien falleciera, a los 55 años, el 21 de enero pasado. El Dr. Burga nos acompañó con su espíritu motivador en todas las ediciones de los años 2019 y 2020, y su partida es más que sensible, pues reconocemos en su persona a uno de los magistrados más dedicados y sencillos de nuestra institución, a pesar de los pergaminos de gestión que durante toda su vida profesional lo acompañaron.

El Dr. Burga Zamora, es pertinente expresarlo, obtuvo en el año 2008 el premio Excelencia Judicial, en mérito a la mejor gestión de trabajo de ese entonces, a nivel país, en el rango de jueces especializados, reconocimiento que fue de suyo valioso para su ascenso posterior al cargo de juez superior, ámbito en el cual desempeñó meritoria labor como integrante del Sistema Nacional Anticorrupción, escenario que a su vez dejó para desempeñarse como Presidente de Corte, estamento en el cual igualmente le cupo asumir la enorme responsabilidad, y lo hizo con creces, pues dirigió las actividades de nuestro corpus iuris en su preciado año de centésimo aniversario de creación. 

Perdemos ciertamente al más valioso miembro de nuestro equipo, mas queda un legado imperecedero en cuanto Oscar fue consecuente con su estándar de vida, pues a pesar de haber ostentado altas responsabilidades en su vida profesional, nunca perdió esa modestia de quien, a pesar del valioso camino profesional avanzado, siempre se sintió uno de los más humildes arquitectos de esta Corte.

Hasta la próxima edición. 

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 52 consignamos los siguientes artículos:

 

Justicia digital y emergencia sanitaria

Edwin Figueroa Gutarra

 

Juristas y zorizos

Manuel Atienza Rodríguez (España)

 

El enlace web a esta edición es el siguiente:  https://acortar.link/fFInw

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 53, edición aniversario de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, mayo 2021, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 15 de abril de 2021.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

 

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 51, edición noviembre 2020  

13 noviembre, 2020

Corte de Lambayeque se prepara para... - Corte Superior de Justicia de  Lambayeque | Facebook

 

Estimados amigos:

Aún cuando la pandemia del COVID 19 ha restringido muchas actividades académicas en todo el mundo, hemos creído conveniente no dejar de publicar nuestras ediciones de la revista IPSO JURE, incluso si éstas son limitadas. Y no deberíamos parar de publicar por cuanto el examen de ideas jamás de detiene. Ya decía Newton alguna vez que «lo que sabemos es una gota de agua, lo que ignoramos es el océano». De igual forma, creemos que el pensamiento jurídico tiene mucho que ofrecer.

En este número incluimos algunas notas sobre la desconexión digital, aspecto que incluso ya ha merecido un enfoque legislativo tangible en nuestro país respecto a la modalidad de trabajo remoto. De otro lado, el maestro español Manuel Atienza desarrolla algunas reflexiones de interés del profesor neozelandés Jeremy Waldron sobre el derecho a la dignidad; y por último, Ronald Tirado nos ofrece una interesante perspectiva sobre un tema siempre conflictivo, cual es la cuantificación del daño moral, contexto que, prima facie, siempre es complejo de determinar en asuntos indemnizatorios.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Seguimos en pandemia y, además, sin visos de una fecha cierta de término. Lo objetivo sí es que, en relación al mundo del Derecho que es el rubro que nos interesa, el desenvolvimiento de los quehaceres jurídicos ha sufrido una transformación radical en estos últimos meses.

Prácticamente en Perú, a estas alturas del nuevo coronavirus  y sus efectos, hogaño no existen audiencias presenciales y casi el 100% de las diligencias programadas por el corpus iuris son virtuales, así como un gran porcentaje del trabajo judicial se realiza en forma remota. Adicionalmente, son ya moneda corriente en las Cortes Superiores de Justicia las mesas de partes electrónicas, y a su vez, las demandas y escritos conexos solo tienen lugar a través del ciberespacio, situación que conlleva, en forma simultánea, el cambio de paradigmas jurídicos en general.

En relación a lo acotado, precisamente nos preguntamos, de inicio, si la audiencias virtuales cumplen el principio de inmediación, entendido éste como una cercanía referencial entre el juez y las partes en el desarrollo de las audiencias, elemento que a su vez permite al juzgador el desarrollo, control y supervisión de la audiencia y de sus incidencias propias. Pues bien, este principio se cumple, y no solo porque el juez es supervisor y guardián de los derechos fundamentales en el decurso de una audiencia, sino porque la función de supervisión se extiende al mundo virtual, controlando el juez el desarrollo de los actos procesales.

A tal efecto, se pierden, es verdad, algunos caracteres de las audiencias presenciales, y de ese modo, no podría nadie descartar, a modo de ejemplo, que en una declaración un tercero, detrás del ordenador, pueda pautear el desarrollo de algunas respuestas de la persona declarante, y sin embargo, será la sapiencia, versación y experiencia del juzgador el elemento habilitante para detectar alguna irregularidad procesal, y descartar o anular cuestiones extra procesales que afecten el debido proceso.

De otro lado, la pandemia nos hace pensar en que muchos de estos nuevos esquemas de trabajo han de permanecer, en gran medida, una vez que la etapa más difícil de los contagios se haya superado. Obsérvese, y lo ratifican los expertos, que la vacuna contra el SARS COV 2 no es la panacea que vencerá en forma total a la enfermedad, y de allí que las salvaguardas de salud hayan de  seguir conservándose en distintos grados. Ello nos induce a inferir en que es muy posible que hablemos a futuro de un trabajo mixto, en el cual una parte menor ha de ser presencial y quizá otra parte mayor habrá de ser virtual.

Lo cierto es que los comportamientos laborales han cambiado radicalmente, y es muy posible que se conserven una vez concluida la parte más peligrosa de la pandemia. Y decimos esto porque no existe certeza de término de esta pesadilla existencial. Europa vive, por estos tiempos, una segunda gran oleada de contagios y muertes, y Latinoamérica viene saliendo, con mucha dificultad, de la primera gran ola del nuevo coronavirus. En consecuencia, es previsible que estemos atentos a que los efectos de la segunda ola hayan de ser menores, mas en estricto eso nadie lo puede garantizar.

Por último, este contexto complejo que vivimos deja un espacio interesante para los cambios que puedan existir más adelante en el ámbito de la inteligencia Artificial a impulsar como consecuencia del nuevo estándar de manejo de expedientes a través de las audiencias virtuales . Ya la Fiscalía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en Argentina, maneja un programa interesante denominado  «Prometea», incluso desde antes de la pandemia, para combatir la enorme carga procesal, así como la Corte Constitucional de Colombia lo hace con el programa «Pretoria», a efectos de reducir el tiempo de análisis de las miles de acciones de tutela que debe resolver. En suma, observemos pues el panorama de esta pandemia como una oportunidad de desarrollo de ideas innovadoras. Creemos que ello es un imperativo moral.             

Hasta la próxima edición.

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 51 consignamos los siguientes artículos:

 

El derecho a la desconexión digital. Entre el derecho al descanso y los deberes laborales

Edwin Figueroa Gutarra

 

Waldron sobre la dignidad

Manuel Atienza Rodríguez  (España)

 

Criterios para la determinación del monto indemnizatorio en el daño moral

Msc. Ronald Hernán Tirado Malaver

 

El enlace web a esta edición es el siguiente:

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/ab007d804073710f9d50bd6976768c74/IPSO+JURE+51.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=ab007d804073710f9d50bd6976768c74 

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 52, edición febrero 2021, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 31 de enero de 2020.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

h1

Revista virtual IPSO JURE 50. Agosto 2020. Edición Día del Juez. Corte Superior de Justicia de Lambayeque, Perú.

3 agosto, 2020

 

Estimados amigos:

No superada aún la emergencia sanitaria en muchos países, volvemos a publicar nuestra revista en una versión corta en esta especial oportunidad del Día del Juez en el Perú, celebración vigente cada 04 de agosto.

Ya decía alguna vez Francisco de Quevedo que donde hay poca justicia, es un peligro tener razón. Suscribimos plenamente esa frase y es propicia esta fecha para que reflexionemos sobre la importancia de bregar por maximizar los estándares de justicia, delicada tarea de los jueces en el caso concreto, pero de toda la sociedad en sentido material si visualizamos la justicia como un valor de último propósito.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

En esta oportunidad de publicación de IPSO JURE 50, con ocasión del Día del Juez en Perú, volvemos a lanzar una edición de emergencia dadas las condiciones pandémicas que afectan aún nuestros entornos sociales.  

El COVID 19 aún ataca con fuerza en Latinoamérica y aunque ciertamente algunos Estados ya han desconfinado sectorialmente parte de sus poblaciones, ahora enfrentamos el riesgo de un rebrote, aspecto este último calificado como un riesgo que pondría en jaque nuevamente no solo nuestras libertades ciudadanas sino nuestras propias vidas.  

¿Cuál ha sido la respuesta del mundo del Derecho frente a ello? Tal como reseñamos en uno de los artículos en esta edición, en relación a los estados de excepción, pues de parte del sistema interamericano la Corte Interamericana ya se ha expresado en el sentido de que, cualesquiera que fueran las decisiones de restricciones de derechos ciudadanos, las medidas sean tomadas por las autoridades respetándose proporcionalmente las libertades civiles, dentro de los lineamientos fijados por el sistema regional de derechos humanos.

La importancia del enunciado señalado es mayor, si se toma en cuenta que los afectados – ciudadanos de cualquier país- están en la libertad de cuestionar, dentro del ámbito de la jurisdicción constitucional. la razonabilidad y proporcionalidad de las medidas adoptadas. Entonces, la llamada de alerta a los Gobiernos de los Estados es enfática, en cuanto a que, desde las Cartas Fundamentales, les asiste a la autoridad la facultad de adoptar medidas restrictivas,. mas ello debe realizarse dentro de estándares de razonabilidad y proporcionalidad, los cuales en instancia final pueden ser objeto de conocimiento jurisdiccional por parte de los jueces.

Igualmente, incluimos un artículo del maestro español Manuel Atienza, quien nos alcanza una elaborada respuesta a distintas objeciones que plantea Juan Antonio García Amado, respecto a las posiciones del primero en relación a la relevancia del objetivismo moral. El diálogo académico entre ambos profesores españoles ha sido siempre fluido, no exento de respuestas incluso anecdóticas entre uno y otro, y en esta oportunidad, Atienza responde, en vía de descargo, diferentes atingencias que realiza García Amado en estos temas que los enfrentan. De esta forma, Atienza, post positivista del Derecho, y García Amado, positivista convencido, nos alcanzan valiosas reflexiones cuya atenta lectura recomendamos.

Finalmente, la profesora colombiana Ingrid Illidge nos acompaña con valiosos enfoques comparativos sobre el precedente laboral en Colombia y Perú, resultando de mucha utilidad atender a la perspectiva de contrastar las tendencias de la jurisprudencia de ambos países. Por cierto, la Corte Constitucional de Colombia ya empieza una labor señera de consolidación de precedentes a partir de su Constitución de 1991, mientras que Perú inicia esta labor a partir del retorno a la democracia en 2001. Y sin embargo, se trata de dos tendencias que han encontrado un sentido común en la idea de protección material de los derechos fundamentales.

Hubiéramos querido una edición especial en esta oportunidad en que IPSO JURE 50 es emitida con ocasión del día del Juez en Perú, y sin embargo, la pandemia nos ha jugado una mala pasada a todos con sus peligros y acechos. Esperamos los riesgos sean menores a futuro, y podamos retomar las actividades académicas que siempre quisimos impulsar. En tanto, es menester ser cuidadosos. Nuestra salud y nuestra vida lo exigen.

Hasta la próxima edición. 

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 50 consignamos los siguientes artículos:

 

Estados de excepción, COVID 19 y derechos fundamentales

Edwin Figueroa Gutarra

 

García Amado y el objetivismo moral

Manuel Atienza Rodríguez (España)

 

Tendencias del precedente judicial en sentencias laborales de las altas cortes en Colombia y Perú

Ingrid Julissa Illidge Correa (Colombia)

Indira Yulieth Illidge Correa

Lineth Paola Oquendo Gómez

John Carlos Machacón Cruz

Sandra Milena Camacho Rodríguez

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: 

https://tinyurl.com/y5z74qb9  

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 51, edición noviembre 2020, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 07 de octubre de 2020.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

 

h1

Revista IPSO JURE 49. Mayo 2020. Centésimo aniversario Corte Superior de Justicia de Lambayeque, Perú.

1 junio, 2020

 

 

 

Estimados amigos:

Dado el contexto de complejidad que viven todos los países del orbe a raíz de la pandemia del COVID 19, realizamos en esta ocasión una breve publicación de emergencia de nuestra revista de la Corte en el marco del primer centenario de nuestra entidad.

Realmente hubiéramos deseado desarrollar un amplio número de publicaciones de artículos y entrevistas, como solemos hacerlo en los aniversarios de nuestra institución desde hace 13 años en que existe nuestra revista, y sin embargo, las condiciones actuales lo impiden. Sin perjuicio de ello, esperamos vengan mejores tiempos y volvamos a ampliar nuestros contenidos.

Valga esta nota, finalmente, para congratularnos por los 100 años de existencia de nuestra Corte Superior de Justicia, desde aquel lejano 23 de mayo de 1920, en que entró en funciones nuestro corpus iuris lambayecano.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Estimados amigos: 

Habíamos proyectado una edición especial por los 100 años de existencia de nuestra Corte Superior de Justicia, pero la difícil experiencia del COVID 19 en este año 2020 prácticamente desarmó todos los planes trazados para este período, y no solo respecto de nuestra revista virtual, sino también de todo el Poder Judicial del Perú en su conjunto, y extensivamente, de todas las actividades en sociedad, tanto en nuestro país como en otras latitudes. La humanidad así paró en seco y todas las actividades, salvo las más esenciales, se restringieron, imponiendo obligados confinamientos de toda la población, restricción de derechos ciudadanos, y coacción estatal propia en caso de inobservancia.   

La fragilidad que nos impone la amenaza de esta enfermedad, aún sin visos de cura definida,  toca las fibras más sensibles de la humanidad, pues somos la única especie de la naturaleza que brega por no irse, por no partir del entorno que llamamos vida, a pesar de que en estricto tampoco pedimos venir. Pues esa fragilidad ahora es más evidente que nunca, y aunque la población mundial en la actualidad bordee ya la cifra de 7,200 millones de habitantes, toda pérdida de vidas, aún la más mínima por esta dolencia del coronavirus, representa un extremo sensible de nuestra experiencia como sociedad en su conjunto.

A ello debemos sumar, con tristeza, que hoy las pérdidas de vidas humanas, dadas las actuales regulaciones en muchos países, constituyen solo cifras, pues la protección de datos en un contexto tan delicado, ha impuesto la práctica regulada de no ser publicados los nombres de los ciudadanos fallecidos por este mal. Entonces, se nos impone la práctica de un dolor espiritual adicional que implica no saber quiénes partieron, y si acaso fue un amigo, un vecino, un compañero. 

Por lo demás, si a esto le añadimos la prohibición, en otras tantas latitudes, de no inhumar los cadáveres de las víctimas de esta enfermedad, sino de cremar los mismos, prohibiendo a su vez los sepelios con la cercanía de familiares, pues en perspectiva se trata de una muy difícil experiencia que esperamos no nos toque vivir, pero que está a la vuelta de cada esquina, de cada saludo, de cada vez que debemos salir por deberes a la calle, dado el latente riesgo de contagio.

Nos queda entonces mirar adelante y esperar que las complejas curvas de diseminación de este mal y de fallecimientos de personas en todos los países del orbe, se vayan aplanando, lo cual a su vez ansiamos suceda en el más corto plazo. En tanto, cada vida salvada y arrancada de las garras de esta pandemia, constituye un hálito de esperanza al cual con denuedo nos aferramos.

Se nos impone así no perder la calma y nuestro instinto de conservación, así como nuestra fe en un mañana mejor; esto último nos hará superar estos tiempos difíciles de entender, complejos de sobrellevar, pero aleccionadores de templanza, fe y esperanza.

A pesar de estas difíciles circunstancias, permítasenos expresar nuestro mensaje de corazón: ¡Feliz primer centenario de nuestra Corte Superior de Justicia!

Hasta la próxima edición.

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 49 consignamos los siguientes artículos:   

Seguridad, libertad e igualdad: pilares del Estado de derecho

Edwin Figueroa Gutarra

 

 Justicia genética

Manuel Atienza Rodríguez ( España)

 

 El enlace web a esta edición es el siguiente:

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/b51dfc804e56de42a9a7ab3b4a2af7f0/IPSO+JURE+49+-+2.pdf+versi%C3%B3n+final.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=b51dfc804e56de42a9a7ab3b4a2af7f0

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 50, edición agosto 2020, día del juez, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 04 de julio de 2020.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

h1

Revista IPSO JURE No. 48. Febrero 2020

20 febrero, 2020

 

Estimados amigos:

Los 100 años de creación de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque están a punto de conmemorarse el próximo 23 de mayo de 2020 y parece ya lejano aquel año de 1920, luego de la Primera Gran Guerra Mundial y cuando el planeta entero se aprestaba a poner en vigencia el Tratado de Versalles, en que los vocales superiores de Perú señores Manuel C. Rodríguez, Augusto R. Llontop, Eliseo Pérez  Velásquez y Augusto Ríos,  se congregaron para disponer en Chiclayo la instalación del Tribunal Superior de Justicia de este departamento en el norte de Perú, en cumplimiento de la Ley 4049, expedido por el Gobierno de Augusto B. Leguía.

Esta edición es pues una de pre -aniversario y hemos de desarrollar en las próximas semanas a nivel de Corte, un importante número de actividades, entre protocolares, culturales y académicas, con motivo de nuestro inicio como institución de justicia en esta zona del país. Son nuestros primeros cien años de trabajo con denuedo, esfuerzo y sacrificio, y es misión de este corpus iuris poner de relieve que somos una institución de servicio público. Del pueblo venimos, por el pueblo existimos y es nuestra misión servir al pueblo.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

Qué duda que las experiencias de capacitación para todo profesional resultan siempre harto provechosas, pues se trata de vivencias de estudios, pero a la vez también de enriquecimiento cultural, y en ello va cierto matiz, incluso, de conocimiento de otras formas de pensar, de otras realidades y de diversos enfoques respecto al Derecho, en el caso de nosotros los jueces.  

Nos referimos en específico a la extraordinaria oportunidad que ha significado para la persona de este Director de la revista, haber tomado parte en el último curso de Formación Judicial Especializada 2019 en la Escuela Judicial de Barcelona, programa al cual accedimos en calidad de becarios del Consejo General del Poder Judicial de España.

Ciertamente fue muy enriquecedor tomar parte en la instrucción antes referida, abordando, junto a otros 27 colegas de distintos países de Iberoamérica y también con alumnos de la Escuela Judicial, una visión en esencia del Derecho español durante casi tres meses y medio, comprendidos entre setiembre y diciembre del año que acaba de culminar. Y a nuestro juicio, la parte más enriquecedora de la experiencia fue tomar parte en visitas a diferentes ciudades, entre ellas Madrid, donde tuvimos acceso formal a entrevistas con miembros del Consejo General del Poder Judicial, del Supremo Tribunal, del Tribunal Constitucional y de la Audiencia Provincial de Madrid, a efectos de conocer in situ los sistemas de trabajo de estas importantes instituciones del sistema jurídico español.

Adicionalmente, estuvimos en Estrasburgo, Francia, donde visitamos el Parlamento Europeo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Consejo de Europa. Cerramos nuestras visitas, en diciembre, con una visita final al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, y aunque en verdad fueron días muy lluviosos y de extremo frío, pues las experiencias fueron de suyo muy valiosas.

En Barcelona también hubo visitas de relevancia. Estuvimos en la Ciudad de la Justicia, un extenso complejo de instituciones del sistema de justicia en esa ciudad, y además participamos en visitas guiadas a la Guardia Civil y a la Policía Autonómica de Barcelona, más conocida como los Mossos de Squadra. También hubo experiencias académicas de valor, como un evento referido a los 50 años de vigencia de la Convención Americana de Derechos Humanos en la Universidad Pompeu Fabra, entre otras actividades que la Escuela programó dentro de la actividad becaria.

El balance, entonces, resulta muy positivo, y nos lleva a esa vieja reflexión respecto a si los jueces debemos ser solo muy celosos de nuestro Despacho, o por el contrario, si deben abrir sus experiencias de trabajo, también, a conocer otras realidades, y quizá pueda devenir entonces muy útil, igualmente, conocer cómo trabajan aquellos sistemas jurídicos que hacen las cosas mejor que nosotros, en el sentido de que efectivamente hay una praxis consolidada de los Estados europeos para una capacitación más integral en la formación de sus jueces.

En nuestro caso, nos decantamos por la segunda posibilidad, pues es más congruente con un nivel de exigencias formativas: si queremos mejores elementos para el sistema de justicia, pues es razonable que se invierta en capacitación, o en su caso, en asumir políticas macro de capacitación en el exterior, a fin de que los jueces puedan asumir una visión más amplia del Derecho, y esto en propiedad influye en las propias resoluciones, pues el juez no se ciñe solo a su realidad específica, sino compara, contrasta y contrapone las diferentes respuestas que abordan los ordenamientos jurídicos frente a problemas concretos.

A modo de balance, entonces, y como hemos aseverado en una de nuestras conferencias réplica a propósito de esta experiencia, hemos recomendado, con convicción, a todos nuestros colegas jueces optar y decidirse por tomar parte en este valioso programa de la Cooperación española, en tanto enriquece la perspectiva del juez respecto al mundo del Derecho, confiriéndole una visión más global del mismo. Y como añadido final, pues vaya con énfasis nuestro sentido agradecimiento a la Escuela Judicial por habernos honrado con la experiencia académica de haber podido formar parte de la misma. No descartamos algún día volver a pisar sus aulas otra vez.    

Hasta la próxima edición. 

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 48 consignamos los siguientes artículos:

 

Estudio comparativo entre los sistemas interamericano y europeo de derechos humanos

Edwin Figueroa Gutarra

 

¿Tiene  un futuro  la  filosofía  del  derecho?

Manuel Atienza Rodríguez  (España)

 

A propósito del Decreto de Urgencia n° 016-2020. Los principios del derecho del trabajo no pueden soslayarse

Omar Toledo Toribio

 

El principio de humanidad de las penas: análisis legislativo, doctrinario y jurisprudencial

Martin Tonino Cruzado Portal

 

Las nuevas formas de la relación laboral en la sociedad de consumo

Ronald Fabián Díaz Correa

Hilda Manuela Piscoya Gonzáles

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: 

https://tinyurl.com/wvrdwgn

 

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación virtual que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 49, edición mayo 2020, centésimo aniversario de creación de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 20 de abril de 2020.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

 

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 47. Noviembre 2019

18 diciembre, 2019

Estimados amigos:

Desde Barcelona, España, hemos concluido la edición No. 47 de nuestra revista IPSO JURE, y en esta oportunidad adjuntamos una valiosa entrevista al profesor español Manuel Atienza Rodríguez, quien gentilmente colabora hace ya buen tiempo con nuestras ediciones trimestrales.

Valga esta breve nota de presentación para testimoniar nuestro agradecimiento a quien, próximo a su jubilación docente en los próximos años, ha trabajado incansablemente por fijar nuevas fronteras para la disciplina de la argumentación jurídica. La docencia, al fin y al cabo, nos reconduce a la importancia de la experiencia en el conocimiento, y el Quijote es muy explícito al decirle a su fiel vasallo: «Paréceme, Sancho, que no hay refrán que no sea verdadero, porque todas son sentencias sacadas de la mesma experiencia, madre de las ciencias todas”. 

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

El formato entrevistas siempre resulta ilustrativo en una revista u otro medio de comunicación, en tanto nos brinda, si se quiere de forma más humana, una visión del entrevistado. Es cierto pues que los ángulos de la construcción formal de un estudio o investigación se desamoldan en relación a la rigurosidad propia de un estudio a fondo de orden académico y, en ese sentido, los lectores, al apreciar una entrevista, asimilan, aprecian y vivencian una visión más pragmática de la dimensión de persona de quien rinde un cuestionario de interrogantes.

Siguiendo la premisa que antecede, esta edición de IPSO JURE, con la autorización respectiva, incluye una entrevista de Benjamin Rivaya al profesor español, asturiano de origen, Manuel Atienza Rodríguez, quien ha colaborado en forma continua con nuestra revista en los últimos años, describiendo el maestro ibérico una faceta de su vida de estudiante, de sus años de profesor, de las importantes contribuciones desarrolladas en la cátedra de Argumentación de Alicante, y de un modo especial, dos aspectos adicionales: su jubilación en los próximos 3 años, y por otro lado, la proyección de consideración de América Latina que él impulsa para que, en esta parte del globo terráqueo, se impulse el estudio y la misma construcción de estándares propios de una Filosofía del Derecho regional.

Hemos leído con atención la entrevista de nuestro personaje y podemos poner énfasis en la importancia de una vida dedicada a la disciplina de la argumentación jurídica, de las vicisitudes propias de la cátedra en tantos años de dedicación a la formación de futuras generaciones de juristas y, fundamentalmente, de que toda labor de esta naturaleza, por su propia naturaleza, tiene un ciclo de evolución, particularmente muy humano, y que llega también el tiempo de ordenar, de una forma más sistemática, formar a las nuevas generaciones de reemplazo, y que ellas vayan tomando nuestros puntos de labor en algún momento de la travesía académica que constituye el tramo final de la cátedra.

A nosotros solo nos queda agradecer al maestro Atienza el considerable número de aportes de estudio para nuestra revista, y ciertamente albergamos la esperanza de que esos aportes continúen, pues llegado un profesor a un ciclo de vida determinado, es natural se indague éste cuál es el balance de su trayectoria de vida, de sus estudios muchas veces sin fin, y si al respecto los valiosos elementos de reemplazo han de seguir las líneas de comando académico que tantos años nos ha costado, en tiempo de vida, en tendencias e ideas defendidas, y en tesis finales de construcción y concepciones doctrinarias propias, desarrollar.

Por otro lado, la profusa obra académica del profesor Atienza ha contribuido a nuestra formación docente en Argumentación, incluso prologando un libro nuestro, y eso es un gesto que desde ya siempre sabremos valorar. El paso por la vida puede denotar importantes vivencias de orden trascendente: tener un hijo, sembrar un árbol, y escribir un libro. A ello podemos sumar, con convicción de vida, la trascendencia de las ideas que legamos. Nuestro amigo y profesor Manuel Atienza puede respirar, con emoción y satisfacción relevantes, respecto a este cuarto ítem, en el cual ha bregado a lo largo de tantos quinquenios de docencia.     

Hasta la próxima edición.

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 47 consignamos los siguientes artículos:   

El proceso de habeas corpus y su dimensión actual: entre la máxima protección de la libertad individual y las limitaciones de razonabilidad 

Edwin Figueroa Gutarra

 

Una visión iusfilosófica del Derecho

Manuel Atienza Rodríguez (España)

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: 

https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/cf41a6004c65b6a58afaebe93f7fa794/REVISTA+IPSO+JURE+47.pdf?MOD=AJPERES&CACHEID=cf41a6004c65b6a58afaebe93f7fa794

  

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 48, edición febrero 2020, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 25 de enero de 2020.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

h1

Revista virtual IPSO JURE No. 46. Agosto 2019. Edición Día del juez

24 julio, 2019

 

 

Estimados amigos:

IPSO JURE se suma a las celebraciones por el día del Juez el próximo 04 de agosto y aporta varias reflexiones en este número especial sobre el rol del juez.

Uno de nuestros artículos más significativos en esta oportunidad es un estudio del profesor español Manuel Atienza Rodríguez, quien distingue siete tesis en relación al activismo de los jueces, propuesta que puede ser entendida desde un énfasis argumentativo significativo en relación a los derechos fundamentales.

Y desde ese eje de reflexión viene a comentario uno de los ejemplos más ilustrativos de jueces activistas como aquel que en su momento significó la Corte Warren en Estados Unidos entre los años 1953 a 1969, Tribunal que promovió una significativa defensa de los derechos sociales en el vecino país del norte. De esa forma, el caso Brown vs Board of Education (1954) representa una de las más relevantes decisiones de jueces activistas a favor de las minorías raciales y en suma pone de relieve un punto central: ¿cuál debe ser la actitud de los jueces frente a los derechos fundamentales? ¿Legalista? ¿Activista? ¿Abstencionista? Son opciones que, a juicio nuestro, vale a la pena escrutar.

 

PALABRAS DEL DIRECTOR

El día del juez representa una ocasión de suyo especial para realizar un balance sobre el desarrollo de la justicia en nuestro país, y, desde esa perspectiva, creemos que es importante asociar esta cuestión, como punto especial de reflexión en esta fecha, al tema de acceso a la justicia respecto de las plataformas tecnológicas de información.

Sin duda la innovación tecnológica representa un factor importante para el acceso a la justicia. Antes, la indispensabilidad de la información escrita constituía, por excelencia, el principal referente y fuente de difusión de las normas. Hoy, una estructura tecnológica importante permite el acceso a un gran número de resoluciones judiciales en el Perú a través del Sistema Integrado Judicial SIJ, y esto constituye una manifestación importante de tutela del derecho de acceso a la información pública.

Lejanos son ya los tiempos en los cuales la sentencia del juez solo era de conocimiento de las partes y del magistrado responsable. La sociedad guardaba un velo de desconocimiento respecto a lo que podía ocurrir en los procesos, a menos que dicha información se hiciera pública. Hoy en día un proceso termina y una de las primeras tareas del juez es colgar su decisión en el respectivo sistema, y ello es de acceso general para toda la comunidad jurídica. Esta cuestión democratiza el acceso a las resoluciones judiciales y por cierto, factor complementario de importancia a considerar es que el juez es más cuidadoso de la información que le corresponde colgar, y por ende, procura mejorar sus estándares de argumentación, dado que toda decisión en el SIJ es pública.

Por otro lado, el factor tecnológico nos lleva también a otea cuestión de interés: ¿podrá avanzar tanto la tecnología y con ella, la inteligencia artificial, de tal modo que pueda reemplazarse al juez en la adopción de decisiones. Existen ya softwares que pueden digitalizar en cuestión de segundos universos de jurisprudencia vinculados con el caso concreto a resolver. A su vez, ya la inteligencia artificial puede brindar soluciones en los casos fáciles respecto de la solución más trabajada en el caso en concreto. Sin embargo, creemos que la complejidad de los casos difíciles y trágicos, si seguimos a Manuel Atienza, hacen indispensable, por ahora, la intervención del juzgador.

La interrogante a discernir es: ¿por cuánto tiempo más existirá esta función de indispensabilidad del juzgador respecto a los casos más exigentes? O en su caso, modificamos la pregunta: ¿podrá la inteligencia artificial evolucionar más allá de los propios límites que la inteligencia humana le asigna? Sin duda, son cuestiones que la ciencia en el futuro habrá de discernir progresivamente. Es una tarea ciclópea pretender construir un sistema en el cual 1000,000 millones de neuronas(número de neuronas con las cuales una persona nace), puedan interactuar a través de conexiones como sinapsis y sin embargo, atendamos al hecho concreto de que la tecnología entra cada vez más, y con más fuerza, a nuestras vidas, así como la inteligencia artificial avanza a paso firme y seguro hacia la conquista de cada vez más funciones antes exclusivamente asignadas a los seres humanos. Incluso el concepto de vida privada hoy se ha relativizado con la existencia de las redes sociales y todos nuestros actos, decisiones o conductas, de alguna manera dejan huella en el ciberespacio.

Lo antes anotado representa una interacción entre el presente y el futuro. Por ahora, celebremos un Día del juez en el cual la sociedad aún considera necesarios e indispensables a los jueces, y nosotros pretendamos servir a la sociedad como guardianes y no dueños de la Constitución – Hútern der Verfassung und nicht Herren der Verfassung- aforismo este último que, en célebres menciones de Schmitt, Lucas Verdú y Landa Arroyo, traducen una férrea defensa de los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Feliz Día del Juez.

Hasta la próxima edición.

Edwin Figueroa Gutarra

Director

 

En este número 46 consignamos los siguientes artículos:

 

Estado de cosas inconstitucional y jueces ¿relaciones de exclusión o complementariedad ?

Edwin Figueroa Gutarra

 

Siete tesis sobre el activismo judicial

Manuel Atienza Rodríguez (España)

 

El empleo público y la ley 24041

Luis Alberto Lalupú Sernaqué

 

El problema de la cientificidad del Derecho

Hugo Lamadrid Ibáñez

 

Subsunción y ponderación aplicada al Derecho Penal

Estefany Carrión Suarez

 

El enlace web a esta edición es el siguiente: https://www.pj.gob.pe/wps/wcm/connect/CorteSuperiorLambayequePJ/s_csj_lambayeque_nuevo/as_servicios/as_enlaces_de_interes/as_revista/

  

Nuestra revista, gracias a la vía rápida de comunicación que permite la Red Latinoamericana de Jueces REDLAJ, llega, además de Perú, a otros 18 países de Iberoamérica, entre ellos Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, República Dominicana,  Uruguay y  Venezuela.

En adición a lo indicado, es grato para nosotros de igual forma invitarlos a escribir un artículo para nuestra edición IPSO JURE 47, edición noviembre 2019, y fijamos como plazo de cierre de recepción de artículos el próximo 01 de octubre de 2019.

La invitación es extensiva a jueces, fiscales, abogados y académicos del Derecho. La extensión de los artículos es de hasta 20 páginas, arial narrow 11, espacio sencillo. Se enviará el artículo y una foto digital tamaño carnet a la dirección de correo electrónico estudiofg@yahoo.com, incluyendo nombres completos, teléfono y correo electrónico para fines de verificación. La dirección de la revista emitirá un correo de confirmación de recepción del trabajo.

I·CONnect

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

La Mirada de Peitho

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

2018 Posts - IACL-IADC Blog

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI

Argumentos en Derecho Laboral

Blog coordinado por Adrián Todolí

Justicia en las Américas

Blog de la Fundación para el Debido Proceso

Blog of the IACL, AIDC

a network of constitutionalists from countries throughout the world

Pensamientos de Derecho Constitucional

Retos del constitucionalismo en el siglo XXI